Insisten en que el coronavirus viene de un laboratorio militar chino

Insisten en que el coronavirus viene de un laboratorio militar chino

La controversia sobre el origen del coronavirus SARS-Cov-2 que ha ocasionado millones de contagios y otras miles de muertes en todo el mundo, resurgió hoy con las nuevas declaraciones de una viróloga china que sostuvo que el reciente virus ​proviene de un laboratorio militar del país asiático.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La controversia sobre el origen del coronavirus SARS-Cov-2 que ha ocasionado millones de contagios y otras miles de muertes en todo el mundo, resurgió hoy con las nuevas declaraciones de la viróloga china que huyó a los Estados Unidos porque temía que la mataran, al sostener que el reciente virus ​proviene de un laboratorio militar en China

Aunque se trata de una teoría que viene sonando hace tiempo y que ya ha sido en reiteradas oportunidades rechazada por las autoridades chinas, la doctora Li Meng-Yan, insiste en que el coronavirus causante de la COVID-19 tiene origen en un laboratorio vinculado al Ejército Popular de Liberación, mientras se estudiaba el contagio de persona a persona.

Durante una nueva entrevista en vivo con Lude Press, Li afirmó que no la tomaron en serio cuando informó sus hallazgos a su jefe: "En ese momento, había evaluado claramente que el virus provenía de un laboratorio militar del Partido Comunista Chino. El mercado húmedo de Wuhan solo se usó como señuelo".

En su testimonio, la médica señaló que temía ser secuestrada en China si llegaba a hablar, por lo que decidió escapar en abril desde Hong Kong a Estados Unidos. Li Meng-Yan, ahora escondida en algún lugar de ese país norteamericano, afirmó que el régimen comunista chino está tratando de destruir su reputación y lo acusa de armar ataques contra ella en las redes sociales con la esperanza de mantenerla callada.

Para la especialista, su vida corre peligro y teme no poder volver a su casa, mientras vive con la dura verdad de que probablemente nunca volverá a ver a sus amigos o familiares allí en China. "La razón por la que vine a los Estados Unidos es porque entrego el mensaje de la verdad del Covid-19. Sabía que una vez que hablara, podría desaparecer en cualquier momento, al igual que todos los valientes manifestantes en Hong Kong. Incluso mi nombre ya no existiría", agregó según las declaraciones publicadas por el diario Clarín.

De hecho, la viróloga apuntó que toda la información evidenciaba que se trataba de un virus de alta peligrosidad sobre el cual tenían conocimiento no solo en el gobierno chino, sino que también en la Organización Mundial de la Salud​ (OMS) mucho antes de que se dieran las alertas internacionales, abonando las acusaciones que pesan sobre el organismo internacional, especialmente de Estados Unidos.

Por su parte, la Universidad de Hong Kong negó previamente que haya llevado a cabo una investigación sobre la transmisión de la enfermedad de persona a persona, y dijo que las afirmaciones de  Li Meng-Yan no “concuerdan con los hechos clave”.

Desde que se produjo la pandemia de coronavirus, el gobierno chino se enfrentó a acusaciones de que trató de silenciar a cualquiera que haya intentado dar la alarma. Los médicos informaron haber sido detenidos después de hablar en las redes sociales sobre lo que estaban presenciando, mientras que los periodistas relataron haber sido acosados ​​y confiscados sus equipos después de tratar de informar sobre el tema.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?