¿Qué es QAnon?: la teoría conspirativa del poder satánico y pedófilo

¿Qué es QAnon?: la teoría conspirativa del poder satánico y pedófilo

Desde la aparición de mensajes por parte del usuario Q en redes sociales, la teoría ha ganado miles de seguidores e incluso candidatos en las próximas elecciones de Estados Unidos la utilizan para sumar votos.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Todo empezó con el pizzagate, en los sótanos de una reconocida pizzería de Washington, Los demócratas se juntan a realizar rituales satánicos y abusar de menores. El 4 de diciembre de 2016, Edgar Maddison decidió ver si era verdad o no y llegó al local armado, espantó a clientes y empleados y, luego de recorrerlo entero y no encontrar ni una prueba, se entregó a la policía.

Aunque esa teoría quedó desacreditada, un año después un mensaje de un usuario identificado con la letra Q, reavivó la conspiración afirmando que tenía acceso a información clasificada que confirma una red global de pederastas satánicos liderados por el Partido Demócrata. Así nació QAnon.

En breves palabras: Donald Trump es el líder de un ejército que batalla secretamente contra los malignos arraigados en el “Estado Profundo”. Y los que creen esto aumentan día a día, a tal punto que el martes Marjorie Taylor Greene ganó la primaria republicana defendiendo la teoría en Georgia. No es la única candidata que lo hizo.

QAnon le da un giro a las tradicionales teorías conspirativas: convierte a Trump no en el blanco sino en la víctima, tiene elementos casi religiosos y sensacionalistas que atraen y llevan a buscar pistas. Apunta a aquellos que añoran un pasado donde las jerarquías sociales estaban definidas, los roles de hombres y mujeres diferenciados y la religión era mucho más importante.

Todo nació en la plataforma 4chan, tradicional de subculturas digitales que permite discutir y compartir casi todo.

“Ya está en marcha la extradición de HRC (Hillary Clinton), efectiva desde ayer, con varios países, en caso de que haya una fuga cruzando la frontera (...) Se esperan disturbios masivos como resistencia y que otros huyan de Estados Unidos si sucede”, escribió Q. Claro que Hillary Clinton nunca fue detenida por ningún motivo, pero eso no importó para que aparecieran los seguidores.

Es difícil calcular el número de adherentes y siquiera saber si el Q que inició todo es el mismo que hoy se muda de plataformas para “no poder ser rastreado”. Por su parte, el FBI ya tipificó el asunto como amenaza terrorista doméstica y arrestó a un hombre con explosivos que planeaba bombardear la pizzería de Washington.

Las teorías conspirativas no son nuevas, siempre dan que hablar y alimentan a los que buscan cualquier excusa para darle sentido a lo que les desagrada.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?