Reclamo

Las estatuas de la discordia

Las manifestaciones por la muerte de George Floyd han sembrado la duda sobre algunos reconocimientos a personajes del pasado relacionados con la supremacía blanca.

MDZ Mundo
MDZ Mundo domingo, 14 de junio de 2020 · 18:08 hs
Las estatuas de la discordia

La muerte de George Floyd a manos de un policía ha generado una serie de movimientos en reclamo de las desigualdades y el maltrato policial que sufren las personas de color en Estados Unidos. Si bien buena parte de estas manifestaciones son pacíficas, en algunos estados del sur son más violentas y hasta han tirado estatuas de personajes que consideran son la imagen del supremacismo blanco.

En el sur de Estados Unidos, no es anormal encontrar estatuas de soldados confederados, periodistas, políticos y personajes influyentes del siglo pasado. Esta es la historia de un par de estos personajes retratados en bronce, para entender el porqué del enojo contra ellos.

La estatua de Edward W. Carmack, ubicada en la puerta del Congreso de Tennesse, fue arrancada de su base en las manifestaciones del 30 de mayo. Si bien será restaurada y vuelta a ubicar en el lugar que estaba, porque por ley no puede ser movida sin autorización de la Comisión Histórica de Tennesse, hay dudas respectos a que sea remplazada por una figura menos controvertida.

Carmack nació 1803 en ese estado. Luego de completar sus estudios sobre leyes, ejerció como fiscal del estado y fue electo en la Casa de Representantes de Tennesse (comparable con la Cámara de Diputados). Concluida su labor legislativa, se convirtió en el editor del Nashville Democrat y luego del Memphis Commercial, renombrado The Commercial Appeal.

Fue durante esta época que comenzó una riña periodística con Ida B. Bells, una famosa periodista de color, considerada “La Madre de los Derechos Civiles”, que publicaba su periódico Free Speech. Bells es además recordada por su investigación y demostración de los linchamientos que vivían los hombres y mujeres de color en el sur.

Edward Carmack

En 1890, William Barrett, dueño blanco de un almacén, acusó al People´s Grocery, un almacén de negros, de ser en realidad una tapadera clandestina de otros negocios.  Todo comenzó cuando dos niños, Cornelius Hurts, blanco y Harris, de color estaban jugando a las bolitas y Harris comenzó a ganar. El otro niño lo acusó de trampa y justo pasaba por ahí el padre de Cornelius. Hurts padre abofeteó al niño y William Steward, empleado de color del People´s Grocery se interpuso para detener el conflicto.

Al día siguiente, el sheriff y el dueño del almacén de blancos que acusaba al de negros se presentaron en People´s Grocery, uno para detener a Steward, el otro para ser testigo. Como William no estaba comenzó una pelea entre Barrett y Thomas Moss, el dueño del almacén de negros, que podría haber terminado en una tragedia menor de lo que ocurrió después, cuando Barrett sacó un arma, Calvin McDowell, un empleado del local se le enfrentó, le sacó el arma y le disparó errando por centímetros. El sheriff detuvo a McDowell, pero lo liberó esa noche.

Dos días después la policía se presentó en el People´s Grocery con la intención de detener a Steward, Moss y McDowell, pero fueron recibidos por balazos que hirieron al sheriff entre otros. Edward W. Carmack declaró esto como una rebelión negra y exigió en su diario que los tres fueran detenidos y enjuiciados, y si eso no pasaba, que se los linchara en el lugar donde los encontraran.

Sin embargo, dos días después los tres hombres de color, acusados de conspiración, fueron detenidos en distintos lugares, junto a 30 personas más. Carmack volvió a pedir en su diario un linchamiento público, dando a entender que era lo único que podía enseñarles a los negros.

Ida Wells

El 9 de marzo de 1892, 75 personas encapuchadas ingresaron a la cárcel, secuestraron a Moss, Steward y McDowell y los lincharon a una milla de la ciudad.

El editorial de Carmack festejó el suceso, y aseguró que había que mostrarle a Wells cómo comportarse. Pocos días después el Free Speech fue incendiado.

Carmack volvió a la política, convirtiéndose en un paladín del prohibicionismo, En 1908 Intentó asesinar a su oponente político Duncan Cooper, pero erró el tiro y el hijo de Cooper lo mató de un disparo.

La otra estatua que está generando controversia, si bien no ha sido atacada, es la de Nathan Bedford Forrest.

General de la Confederación durante la Guerra Civil, Forrest tiene además en su currículum ser el orquestador de la Masacre de Fort Pillow, donde murieron 300 soldados negros y el líder del Ku Klux Klan durante dos años.

Hijo del dueño de plantaciones, era un adepto defensor del esclavismo y la supremacía blanca. Durante la Guerra Civil, recuperó Fort Pillow. Mientras las tropas de la Unión se rendían, sus tropas abrieron fuego, asesinando a los soldados contrarios, en particular a los negros, que era la mitad del regimiento y murieron casi dos tercios de los presentes. Los sobrevivientes no la pasarían mejor.

Se lo acusó de quemar hombres de color vivos, crucificarlos, torturarlos, dispararles mientras le daban la oportunidad de escapar. Luego hizo marchar a los hombres capturados hacia Alabama. Ningún soldado de color llegó a destino.

Luego de la guerra, se dedicó a los negocios y se convirtió en el líder del Klan, al que describía como una “organización política militarizada”. Está documentado que, durante las elecciones de 1868, el Klan, bajo sus órdenes, amedrentó, golpeó y atacó a cuanto votante negro (que eran en algunos casi solo el 1 % del padrón) para que no votaran, o lo hicieron por quien ellos les dijeran. Sin embargo, el aumento de membresía y la falta de control sobre la organización hicieron que Forrest la abandonara.

Nathan Bedford Forrest

Extrañamente, y hasta el momento nadie ha podido demostrar porqué, Forrest cambió sobre los últimos años de su vida. Se opuso ferozmente a los linchamientos, a tal punto de ofrecerse a capturar a los cerebros de esas actividades porque “desgracian a su raza con ese cobarde asesinato de negros”.

Una de sus últimas actividades públicas, fue dar un discurso en un movimiento sureño de negros para mejorar sus condiciones económicas donde no solo apoyó al movimiento, sino que además solicitó la igualdad de derechos para las dos razas. Murió al poco tiempo por complicaciones de diabetes.

Forrest es una de las figuras más controvertidas del sur.  Amado como uno de los grandes militares, odiado por supremacista y asesino. Su estatua genera controversia, pero no ha recibido todavía ataque en las manifestaciones. Pero si se ha sembrado el germen de la duda de si un personaje así merece ser reconocido.

Archivado en