Cómo es el búnker donde se escondió Trump en medio de las protestas

Cómo es el búnker donde se escondió Trump en medio de las protestas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue evacuado el viernes al búnker de la Casa Blanca ante la escalada de protestas en las inmediaciones, donde el Servicio Secreto se vio obligado a intervenir para retirar algunas de las barreras instaladas junto a la sede presidencial.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Las inmediaciones de la Casa Blanca se han convertido en uno de los escenarios de las movilizaciones de estos últimos días por el fallecimiento del ciudadano afroamericano George Floyd durante un arresto a manos de policías blancos. Al malestar por la muerte de Floyd se han sumado las quejas por los mensajes incendiarios del propio Donald Trump en contra de los disturbios.

El mandatario norteamericano, este viernes se refugió en el búnker de la Casa Blanca durante un corto periodo de tiempo y, según señalaron, fue por un exceso de celo, no tanto porque existiese un riesgo inminente para la integridad del magnate neoyorquino.

Si bien son varios los búnkers dispuestos cerca de la Casa Blanca para alojar al presidente y sus funcionarios, en este caso, Trump habría sido resguardado en el que se encuentra debajo de los cimientos del edificio del gobierno en Washington.

Gran parte de esa infraestructura, que se encuentra en el ala oeste debajo de Pennsylvania Avenue, se construyó cerca de la década del 50, entre 1948 y 1952, cuando la Casa Blanca sufrió una reconstrucción bajo la Administración Truman. Para poder refugiar al presidente en caso de un atentado, se había realizado una instalación secreta y subterránea que se conoce como el Centro de Operaciones de Emergencia Presidencial o en sus siglas en inglés PEOC.

Hace 20 años esa instalación aún era muy básica y se pudo ver de manera pública gracias a unas fotos tomadas el fatídico 11 de setiembre de 2001, día del ataque contra las Torres Gemelas y el Pentágono, que fueron publicadas recién en 2015.

En las imágenes se ve al vicepresidente de George Bush, Dick Cheney, y a todo el gabinete de Gobierno alrededor de una gran mesa en una sala con pantallas empotradas en sus paredes y una luz cenital que ilumina todo el espacio de trabajo.

Bush en lo que era en 2001 el búnker debajo de la Casa Blanca

Tras los ataques del 2001, el búnker se fue expandiendo hacia el lado occidental del ala norte, adyacente al ala oeste. Un ex periodista del Washington Post, Ronald Kessler, escribió en su libro "La Casa Blanca de Trump: cambiando las reglas del juego" de 2018, que ahora existe una instalación de cinco pisos bajo la Casa Blanca.

"Puede albergar al personal de todo el ala oeste indefinidamente en caso de un ataque de armas de destrucción masiva", detalla.

Según Kessler, la extensión del refugio por debajo de la Casa Blanca se mantuvo en secreto y comenzó en 2010 con la presidencia de Barack Obama. La excusa fue que había que cambiar el cableado eléctrico y el sistema del aire acondicionado. Pero Kessler accedió al presupuesto de la obra y era de 376 millones de dólares, suma que le pareció excesiva para los trabajos que supuestamente deberían realizarse.

El periodista, da también un dato de color que habla mucho del actual presidente de Estados Unidos. Cuenta que Trump, apenas asumió la presidencia, recorrió la instalación subterránea interesado en saber cuál era el grado de seguridad. En 1985, en sus épocas de empresario, el político compró Mar-a-Lago, un inmueble patrimonial declarado Hito Histórico Nacional, en Palm Beach, Florida. Debajo de sus cimientos.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?