Crece el malestar social en España contra el presidente Pedro Sánchez

Crece el malestar social en España contra el presidente Pedro Sánchez

Las diferencias dentro de la coalición oficialista coincidieron con el llamado del partido ultraderechista Vox a protestar contra el gobierno por las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

El gobierno de coalición de España se adentró hoy en una crisis política que puso en entredicho su capacidad de negociación, justo cuando la oposición de derecha y extrema derecha presiona explotando el malestar social por el impacto de la pandemia.

Las diferencias dentro de la coalición oficialista coincidieron con el llamado del partido ultraderechista Vox a protestar contra el gobierno y continuar alimentando así el creciente malestar que existe por las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus.

Mientras el país levanta gradualmente el confinamiento impuesto para contener el brote, la cifra de muertos ya alcanzó los 27.940.

La controversia entre los dos socios de gobierno, el Partido Socialista (PSOE) y Unidas Podemos (UP), surgió en torno a un acuerdo que ambos suscribieron con los independentistas vascos de Bildu para derogar la reforma laboral implementada por el conservador Partido Popular (PP) hace más de una década.

El compromiso de derogar la última reforma laboral ya figuraba en el pacto que permitió la reelección del socialista Pedro Sánchez y la formación de un gobierno de coalición progresista con el líder de UP, Pablo Iglesias, como vicepresidente segundo.

Pese a este preacuerdo, el PSOE y UP se metieron en un embrollo al pactar con Bildu sobre este tema sensible a cambio de una abstención de estos últimos en la votación de la última prórroga del estado de alarma que rige en España por la crisis del coronavirus.

El gobierno habría ganado esa votación aún sin la abstención de los vascos de Bildu.

El pacto con los independentistas vascos se ocultó hasta que se concretó la votación parlamentaria y, una vez hecho público, se sucedieron una serie de comunicados y declaraciones con matices y rectificaciones que dejaron en evidencia las fricciones que existen dentro del gobierno, así como su fragilidad.

El texto inicial del acuerdo que difundió Bildu por Twitter hacía referencia explícita a una "derogación íntegra" de la reforma laboral y que esto se haría "antes de la finalización de las medidas extraordinarias" puestas en marcha por la crisis de la Covid-19.

Pero, a última hora de la noche, en una nota aclaratoria, el PSOE aseguró que lo que harían era "recuperar los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?