Polémico homenaje en Bolivia a los militares que mataron al Che

Polémico homenaje en Bolivia a los militares que mataron al Che

El gobierno interino usó la conmemoración para asegurar que el país enfrentó en los últimos años "un enemigo en casa" y advirtió que cualquier extranjero "sea cubano, venezolano, argentino" que vaya a "causar problemas, encontrará la muerte".

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Bolivia vuelve a profundizar su grieta política con el controvertido homenaje que el gobierno interino de ese país hizo como "héroes" a los militares que mataron al guerrillero argentino Ernesto "Che" Guevara hace 53 años, donde los funcionarios aseguraron que el país enfrentó en los últimos años "un enemigo en casa" y advirtió que cualquier extranjero "sea cubano, venezolano, argentino" que vaya a "causar problemas, encontrará la muerte".

"Expreso con orgullo y satisfacción mi sincero desagravio a la memoria de estos héroes bolivianos", expresó la mandataria interina Jeanine Añéz al iniciar el acto de conmemoración del 53 aniversario de la muerte del Che en referencia a los militares que lo mataron y a los que fallecieron en esos enfrentamientos.

En esa línea, Añéz fue más allá y asoció ese episodio a la actualidad de su país: "La lección que dimos los bolivianos al mundo con la derrota y la muerte del Che Guevara en Bolivia es que la dictadura comunista aquí no tiene paso. Ni la comunista, ni la fascista, ni la populista, ninguna dictadura pasará ni echará raíces en esta nación (...) lo que jamás permitirá la tradición republicana del pueblo boliviano es la instalación de la tiranía".

Guevara abandonó Cuba para ponerse al frente del movimiento guerrillero en el sudeste boliviano, por lo que peleó durante siete meses en esa región hasta que fue herido y capturado el 8 de octubre de 1967, para luego ser ejecutado al día siguiente en una prisión improvisada en un caserío de la región, en la localidad de La Higuera, en el departamento de Santa Cruz.

Por su parte, el ministro de Defensa, Luis Fernando López, aseguró que aquellos militares "tuvieron que luchar con la incomprensión de los políticos que nos gobernaron. Tristeza da saber que no solo se luchó con Ejércitos enemigos, sino que en estos últimos años tuvimos un enemigo en casa, un episodio vergonzoso, que intentó bajar la autoestima, desvirtuar la historia de una de las victorias del siglo XX", haciendo clara referencia al anterior gobierno de Evo Morales, que declaró esta fecha como el Día del Guerrillero Heroico.

El expresidente Morales pidió refugio en Argentina tras el golpe de Estado en Bolivia y, desde entonces, apoya desde Buenos Aires la campaña de su exministro de Economía y candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, para ganar la Presidencia el domingo 18 de octubre.

La presencia de Morales en Argentina se convirtió en el punto de choque entre las fuerzas políticas oficialistas y opositoras de Bolivia, lo cual fue exacerbado en el discurso de López: "Debe saber el mundo que ese espíritu no ha cambiado. Bolivia sigue siendo tierra de valientes y tumba de cobardes. Deben saber que a este terrorista y a los que vengan van a encontrar en Bolivia unas fuerzas armadas cohesionadas, entrenadas y listas. Los extranjeros, cualquiera sea su nacionalidad -cubanos, venezolanos o argentinos- que vengan a causar problemas van a encontrar la muerte en nuestro territorio".

En un mensaje completamente opuesto y anticipándose al aniversario de hoy, Morales había recordado ayer al Che Guevara en su Twitter: "¡Los ideales por los que luchó siguen vivos!".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?