Una niña de tres años murió luego de que su madre la dejara sola en su casa para irse de fiesta

Una niña de tres años murió luego de que su madre la dejara sola en su casa para irse de fiesta

El hecho tuvo lugar en Rusia. La mujer de 21 años aseguró que “su intención no fue asesinarla y todo se debió a un mal cálculo en las cantidades de comida que dejó”.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Una mujer rusa de 21 años confesó el asesinato de su hija de tres años luego de haberla dejado sola una semana entera sin comida y sin agua por irse de fiesta.

La abuela, Irina Plenkina, fue quien se encontró a Kristina cuando fue a visitarla por su tercer cumpleaños. Al ver a la niña, llamó a la ambulancia y a la policía pero ya era demasiado tarde. María Plenkina, la madre de la niña, había cerrado el agua corriente y había dejado un poco de comida: un yogurt, pollo y salchichas. Luego de terminar el poco alimento que había en la vivienda, la niña acabó ingiriendo detergente, lo que generó su muerte.

María le había dicho a su madre que tanto ella como su hija se encontraban bien y en ningún momento pidió que se hiciese cargo. Cuando la mujer regresó y fue detenida después de permanecer una semana afuera, no mostró ningún tipo de arrepentimiento, según las fuentes policiales.

Qué dijo la mujer tras dejar morir a su hija

Durante el juicio, la joven de 21 años confesó que decidió irse una semana de fiesta después de haber roto con su novio, dejando a su hija encerrada en casa. Según María, su intención no fue asesinarla y todo se debe a un mal cálculo en las cantidades de comida que dejó. No obstante, para los investigadores, no parece creíble, ya que decidió dejar a la niña encerrada, sin agua corriente y sin la supervisión de ningún adulto.

A las pruebas en contra de la mujer, se suma la declaración de su amiga Anastasia Kurpina, quien financiaba sus salidas nocturnas. Anastasia afirmó que María le había asegurado que Kristina se encontraba al cuidado de un amigo. En tanto, Irina corroboró que su hija “le mentió a todo el mundo”. Ademas, los psiquiatras que trataron a la madre de la niña confirmaron que se encontraba sana y en plenas facultades mentales.

A pesar de que no finalizó el juicio, María Plenkina fue catalogada como “el diablo” por sus vecinos y ahora se enfrentará a una pena de entre 8 y 20 años de prisión.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?