Murió Mary Warnock, pionera de la bioética

Murió Mary Warnock, pionera de la bioética

Warnock participó en múltiples consultas públicas y parlamentarias, abordando temas que van desde la educación especial, la contaminación ambiental y la experimentación con animales. Pero era mejor conocida por presidir el Comité de Investigación sobre Fertilización Humana y Embriología de 1982-1984. El informe del comité fue la base de la Ley de Fertilización Humana y Embriología de 1990, una ley que rige el tratamiento y la experimentación de la fertilidad humana con embriones humanos en el Reino Unido.

La filósofa Mary Warnock, miembro de la Cámara de los Lores y de la Academia Británica, y autora de un célebre informe sobre política educativa, sostuvo en su ensayo "Guía ética para personas inteligentes", que la moral privada debe preceder siempre a la moral pública. Es decir, que no nos convertimos en sujetos morales al acceder a lo público, sino que los principios de una ética que responda a la moral se constituyen desde temprano en la vida privada, mientras crecemos y construimos nuestra identidad. Esto no solo es válido en el sentido cronológico, sino también cualitativamente.

La filósofa que dedicó su vida al estudio de la ética y la bioética, murió a los 94 años y es recordada por las élites intelectuales por su aporte a la humanidad.

El anuncio de la desaparición fue dado por la Universidad de Cambridge, de la que fue profesora emérita.

Warnock fue decana de Girton College, Cambridge (1984-91) y anteriormente enseñó filosofía moral en la Universidad de Oxford, donde comenzó su carrera académica.

Nacida como Helen Mary Wilson el 14 de abril de 1924 en Winchester, en 1985 fue nombrada por la reina Isabel II de Inglaterra como Lady Mary Warnock, con el título de Weeke's Baroness Warnock, con sede en la ciudad de Winchester. Entre 1982 y 1984 presidió la comisión que preparó el primer informe sobre técnicas de inseminación artificial para el parlamento inglés, el llamado Informe Warnock (1984). El informe formó la base de la Ley de Fertilización Humana y Embriología de 1990, con la cual el Parlamento de Londres reglamentó la inseminación artificial y la investigación sobre embriones humanos.

"Sé que la Iglesia Católica no acepta la fertilización in vitro, pero para mí es una ayuda para la concepción, ya que la cesárea es al nacer. Para querer ser rigurosos, ni lo uno ni lo otro es natural", dijo. En 1984 la filósofa, explicó la necesidad de una ley que regulara la inseminación artificial.

Warnock es autora de veinte libros, la mayoría de los cuales son ética y bioética. Ha analizado el significado de reclamar algo como un "derecho", examinando las implicaciones éticas de las técnicas de reproducción asistida.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?