Un líder "tapado" intentará ser presidente en 2023

Un líder "tapado" intentará ser presidente en 2023

Paulino Rodrigues detalló a qué le apunta el Gobierno para ganar las legislativas 2021. Pero, más allá de que todo salga como esperan en el Frente de Todos existe un riesgo y es el voto emocional. En esta nota los detalles de lo que se espera para octubre.

MDZ Radio

MDZ Radio

El columnista especial de MDZ Radio y MDZol, Paulino Rodrigues, analizó detalles de la política nacional: la ¿inminente? partida de la ministra de Justicia y Derechos Humanos de Argentina, Marcela Losardo, el rol opositor de Martín Lousteau y la errática visita de Alberto Fernández al desayuno de la Coviar este fin de semana, en el marco de los festejos vendimiales de la provincia de Mendoza.

Aquí los puntos más importantes de su columna:

Losardo, con un pie afuera del ministerio: ¿quién la reemplazaría?

  • ¿Losardo sigue siendo ministra de Justicia? Es el interrogante, porque el fin de semana llovieron los comentarios sobre su salida. Se habló de la sucesión por parte del exintendente de General Roca, Martín Soria, quien habla bien del kirchnerismo pero que integra un espacio más de lealtad a Alberto Fernández. En cualquiera de los casos, Losardo tiene plazo fijo en el Gobierno.
  • La lógica de la política judicial del Gobierno no es la de Losardo ni la de Alberto Fernández, sino la de Cristina Fernández de Kirchner y eso la pone incómoda a la ministra. En consecuencia, habrá que esperar a cuánto es la resistencia a tamaña embestida por parte del Presidente y cuánto más puede alargar una situación que de hecho ya ha vaciado de contenido y de poder a la propia ministra, teniendo en cuenta que buena parte del accionar de la cartera está en manos de Juan Martín Mena.
  • Mena es el número dos de Losardo, y el ahijado político de Cristina Kirchner, fue integrante de la agencia federal de inteligencia, aquel organismo que creó Cristina Fernández y que vino a reemplazar a la ex SIDE. Por lo tanto tenía el control de la inteligencia de Argentina, así como parte de esa inteligencia en el último Gobierno de Cristina estuvo en manos del ejército y por tanto de Milani.
  • Yo creo que lo que se está diciendo es que acá hay una impronta de gestión de Alberto Fernández que es absolutamente cuestionable. No es un problema de comunicación sino de gestión, entonces se observa que hay problemas de gestión en aquellos que el Presidente eligió como los propios.
  • Losardo y Alberto Fernández son socios, tienen un estudio jurídico juntos, llevaron adelante muchos temas vinculados a la Justicia en conjunto durante 15 años. Por eso es muy fuerte la imagen de Losardo saliendo por la puerta de atrás del Ministerio de Justicia, en medio de tamaña avanzada por parte del oficialismo respecto al Poder Judicial que incluye a la Corte, a las Cámaras Federales, los juzgados de Comodoro Py y a todo aquel que entiende el kirchnerismo que se opone a la idea que ellos intentan profundizar de que estamos frente a un lowfare y que el verdadero poder real es el que está procurando a través de mecanismos "jurídicamente válidos". Atacar al poder popular, que es el que pone en riesgo la sostenibilidad de ese poder económico eterno del cual habla Cristina Kirchner y al cual ahora le endilgó la sociedad casi perfecta para defenestrar a los gobiernos populares, que sería el poder judicial. Una reinterpretación que le da una bandera política, de campaña, al oficialismo nacional en medio de un enojo creciente de la sociedad con buena parte de lo que nos está pasando.
La ministra de Justicia y Derechos Humanos de Argentina, Marcela Losardo

Alberto Fernández y su paso por Mendoza

  • Alberto Fernández es insustancial. Es parte de lo que vieron el fin de semana en Mendoza: llegó 3 horas tarde, con un discurso que no era apropiado, como si no tuviera cabal idea de dónde estaba, confundió el mercado del vino con algún otro mercado, porque el del vino no cayó -como dijo-, sino que creció 17%, les habló de hacer vino sin alcohol. Yo creo que Alberto Fernández es eso, no lo otro.
  • El Presidente está intentando transitar lo mejor posible de acá a diciembre de 2023, articulando con distintos sectores, pero teniendo siempre en claro que la toma de decisión política está en manos de la conductora del espacio. Alberto no fue un plus a ese espacio, es el que contiene hasta donde puede, cada vez menos, porque el plus que le imprimía a ese FdT es tan reducido que la coalición que lo ungió como Presidente se ha convertido casi en el frente del Frente para la Victoria. Queda Sergio Massa, como el casi distinto.
  • Massa trata de crear la concepción de que el Gobierno debe ir por una agenda propositiva y no por una negativa, de enfrentamientos con distintos sectores, en una situación política de endeblez no de fortaleza. Massa busca ese diferencial yo desconozco si lo logra, lo veo tenue, es un intento.

Elecciones legislativas

  • El Gobierno sueña con que cambie el humor, porque en 6 meses se supone que estará avanzada la campaña de vacunación, al menos 20 millones de argentinos estarán inoculados con primera dosis y 12 millones con ambas, la segunda ola se verá morigerada a partir de esto, y por tanto no habrían restricciones que perturben al menos el rebote de muchos sectores económicos que estuvieron parados el año pasado. Vamos a ver indicadores de abril, mayo y junio absolutamente superadores a los del año pasado entonces todo lo que vos compares con el corto plazo te va a dar mejor. ¿Va a alcanzar? No sé.
  • Van a regularizar probablemente eslabones que además descomprimen a las personas en términos de tensión, como las clases, poder volar, no tener tabicadas las aduanas internas como hemos padecido por las limitaciones que cada gobernador imponía. Yo creo que a ese cambio de humor, con una tendencia económica diferente, con un bolsillo no tan presionado y con una cierta reincorporación rápida de empleos de mano de obra no calificada, como construcción y obra pública quizás el Gobierno pueda electoralmente ratificar lo que consiguió en 2019 manteniendo la unidad.
  • La apuesta de la oposición será cómo da una oferta superadora, cómo también se mantiene homogénea para establecer una alternativa real de poder y no quedarse en proyectos personalistas y diluirse en ese mar de egos que también implica la política.
  • Dependerá de vacunación y economía la suerte electoral del Gobierno, aunque hay un voto emocional, independientemente del racional, que en principio estaría preestablecido en esta Argentina binaria que nosotros estamos observando que tenemos.

¿Hay tensión en JxC y en el radicalismo?

Martín Lousteau puede ser un líder y presidenciable en 2023 o simplemente una pata más de la UCR.
  • Hay una interna al rojo vivo en la UCR. El próximo fin de semana será la elección interna en Córdoba del radicalismo, la justicia validó a Rodrigo de Loredo, quien es la persona que apuntaló el fin de semana Martín Lousteau en oposición a Mario Negri. Lousteau está jugando una patriada: él cree que si el radicalismo logra vencer en la interna en la provincia de Buenos Aires y en Córdoba a las actuales estructuras, él va a emerger como el líder natural del radicalismo de cara al futuro y que tras el radicalismo puede construir un producto presidencial.
  • Eso en línea con algunos acuerdos con sectores del oficialismo que quieren dañar al núcleo duro de JxC, que no es Lousteau el que lo representa, más una pata peronista que está dentro de JxC y que se sentiría más a gusto con Lousteau que con los sectores más belicosos.
  • Ahora, eso tiene un límite porque las estructuras partidarias en una elección interna cerrada de afiliados se cerraron, porque ven en Louseau la amenaza con Coti Nosiglia y Federico Storani de romper JxC y de ir a un acuerdo más hacia la centro izquierda. En ese sentido, se cerraron entonces también a endurecen posiciones y juegan. Eso es lo que mostró Facundo Manes bajando al Conurbano el fin de semana para apuntalar la lista de Maxi Abad, quien tiene la interna una semana después, frente a Gustavo Posse, el candidato de Lousteau, aquel que gobierna hace 20 años San Isidro pero que se presenta como la renovación dentro del radicalismo. En la UCR dicen que no puede ser la renovación aquel que pasó por distintos estadíos, quien pasó por el kirchnerismo, el massismo y terminó en JxC en los últimos 8 años.
  • Manes, cuyo hermano Gastón es el primer candidato a la convención nacional del radicalismo por parte de la lista de Maxi Abad, que preside al bloque en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires de la Cámara de Diputados de JxC, y que finalmente es esa convención la que en 2023 va a resolver la política de alianzas electorales para aquel año electoral dentro de la UCR. De allí la importancia de la elección interna y para Lousteau de ganarle a la estructura partidaria para solidificar su liderazgo. También es un riesgo, porque si lo pierde ya no será el líder, en todo caso una pata más dentro de la estructura radical.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?