Vacunas VIP: ¿cuál fue el error estratégico de Alberto Fernández?

Vacunas VIP: ¿cuál fue el error estratégico de Alberto Fernández?

El periodista político y analista Paulino Rodrigues analizó junto a nosotros el escándalo de las vacunas VIP y señaló varios errores que ha cometido el Gobierno, pero particularmente le endilga a Alberto Fernández una impericia estratégica y detalla por qué.

Paulino Rodrigues

Paulino Rodrigues

Junto a Paulino Rodrígues, el columnista político especial de MDZ radio y de MDZol, hicimos un análisis del escándalo por los vacunados VIP. Esta fue la "revisión de daño" que, a su entender, sufrió del equipo de Alberto Fernández tras conocerse las vacunaciones de privilegio:

  • Hay un ovillo que todavía no terminó de desanudarse. La campaña de vacunación no tiene la validación social que el Gobierno requería que tenga. Eso ya se perdió. Esto está muy instalado en la sociedad, porque es burdo, desigual pero sobre todo, es inmoral.
  • Ahora están haciendo allanamientos en el Ministerio de Salud. Verbitsky anticipó y trató de mitigar el daño que le iba a producir al Gobierno la tapa de Clarín, develando lo que pudo evitar hasta el viernes a la mañana. Por lo tanto, Verbitsky ya es una mera excusa de todo esto.
  • Acá el dato más importante es que hasta el jefe de los abogados del estado, el procurador, la mano derecha de Cristina Fernández de Kirchner, Carlos Zannini, fue uno de los que se vacunó trastocando su característica de empleado, poniéndose como personal de salud cuando es abogado y jefe del cuerpo de abogados que representan al Estado argentino frente a las demandas que el mismo tiene.
  • Y van a aparecer más nombres. Hoy Carla Vizzotti dijo que lo de Hugo Moyano fue irregular, quien argumentó que maneja dos obras sociales. Absurdo. Pero más absurdo es lo que dijo de su hijo, que había quedado con secuelas tras haber sido positivo y que por eso lo vacunó. Un disparate. Estamos frente a un antes y después triste y trágico para el Gobierno. En términos de credibilidad socava lo más elemental, en medio de una necesidad imperiosa de creer que la vacunación se va a ordenar. A la vista está que no.
  • Vamos a conocer infinidad de casos adicionales. Va a escalar hasta puntos insospechados pese a la reducción de daños que intentaron. Les faltó el elemento central: debió haber sido en simultáneo a la publicación de todo lo que ocurrió hasta acá y asumir el costo político de una vez y por todas. No irlo asumiendo de manera pausada en el tiempo, con un Presidente que dice que había un escarnio público y que por eso corrió al Ministro de Salud, no por la irregularidad que cometió. El escarnio público no es de los medios, es de la sociedad que está en una enorme lista de espera mientras que los amigos del poder terminan usufructuando lo más valioso, que es la vacuna.
  • Yo temo porque la sociedad empiece a tener una decepción generalizada enorme. Yo una vez dije: "Argentina es un intento permanente en medio de una frustración constante". Temo que muchos de los que pusieron el cuerpo en la pandemia, terminen diciendo que esto no tiene arreglo. Vamos a caer en una sensación colectiva de fracaso, que nos va a llevar -probablemente- a un fracaso mayor. Cuando el Gobierno venía intentando revertir: anclando el dólar, procurando recuperar agenda, retomando iniciativa y con una sociedad que comenzaba a ver la luz al final del túnel, porque en algún momento nos vamos a vacunar. Pasa esto y es imperdonable para el gobierno.
  • Alberto Fernández cometió un error estratégico descomunal: nominar a Carla Vizzotti, porque ella es a todas luces para un buen sector de la sociedad alguien que no podía desconocer esto, porque era la encargada del registro de vacunación. Si Vizzotti lo conocía y lo consintió, es grave. Si lo desconocía, al igual que el Presidente, es más grave aún: porque habla de la debilidad de conocimiento de Alberto Fernández y de lo que hacen en sus espaldas.
  • En Argentina no puede terminar sólo con Ginés y su yerno, Zannini debe dejar inexorablemente de ser el jefe del cuerpo de abogados del Estado. En algún momento tiene que haber alguien que diga: "Hasta acá llegamos". Si Alberto Fernández hiciera todo el cambio que la sociedad le está pidiendo.
  • Lo que pasa es que Alberto Fernández, como dicen los propios, es alguien que no está a la altura de lo que pensaron, pero tampoco es que pensó Cristina Fernández de Kirchner cuando lo nominó. Este es el problema, que al final del camino no se sabe cuál es la identidad del Presidente, pero tampoco hacia dónde va, cuál es la hoja de ruta de las decisiones que toma. Es muy grave lo que ha pasado y la política de reducción de daños debió contemplar más acciones de las que tiene.
  • Alberto Fernández le dijo a la sociedad que entre economía y salud privilegiaba la salud, que con la vacuna no se jode, que iba a tener en diciembre personas vacunas, que sería la campaña de vacunación más ejemplificadora de la historia Argentina, que se estaba preparando desde octubre, que negoció con quienes debían negociar. A esa sociedad le tiene que explicar ahora que vacunó lo poco que vacunó y y que eso de que "con la vacuna no se jode" es parte de un relato, porque nos jodieron y bastante.

¿Cómo se resignifica la relación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner después de esto?

  • No lo sé. Acaba de confirmarse que Lisandro Bonelli se dio las dos dosis, el 2 de febrero se aplicó la segunda, yerno de Ginés González García, su virtual mano derecha y que también lo hicieron Marcelo Guille, el secretario al que supuestamente llamó a Verbitsky para decirle que no vaya al Hospital Posadas, sino al Ministerio de Salud a aplicarse la dosis. Martín Sabignoso, a cargo de la Secretaría de Equidad del Ministerio (para que algo sea equitativo debe ser justo), Facundo Dinoto, en fin. 
  • Me da mucha pena y bronca. Todo empezó cuando para anotarte para vacunar se confundió un partido político con el Estado, entonces había que ir a la unidad básica del FdT o de la Cámpora y se vacunaba con pecheras de La Cámpora, como si fuera un acto de política partidaria. A partir de ahí comenzó todo lo que conocimos.
  • El Gobierno ha confirmado que hoy va a intentar publicar la lista de todos los que pidieron ser vacunados en el Hospital Posadas, pero más importante es que aquellos que lo hicieron de manera irregular paguen el costo, no del escarnio, de la angustia, de la desazón de la mayoría de nosotros, sino con el cargo, que vuelvan a la vida privada, que compren una vida y no se la quiten a los argentinos.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?