Presenta AXION Energy
Se subastó el Nissan Skyline GT-R R34 de Paul Walker

Se subastó el Nissan Skyline GT-R R34 de Paul Walker

El deportivo nipón correspondiente al fallecido actor de Hollywood, protagonista de la saga de Rápidos y Furiosos, es una pieza única en el mundo automotor.

MDZ Autos

MDZ Autos

Para los fanáticos de la saga de Rápido y Furioso, el Nissan Skyline es uno de los emblemas de las nueve películas, debido a que se trata de uno de los autos favoritos utilizados por Brian O’Conner, uno de los personajes encarnados por el recordado Paul Walker. El actor de Hollywood falleció en 2013 en un accidente automovilístico y para ese momento se estaba filmando la séptima entrega.

Al parecer, el fanatismo por este modelo no sólo se limitó a la ficción, ya que el protagonista de Rápido y Furioso tenía uno en su garage en la vida real. Se trata de un GT-R R34 VSpec II, una de las 1.855 unidades fabricadas y una de las 14 autorizadas para transitar en Estados Unidos.

Obviamente, los escasos ejemplares, sumado al valor extra producto de haber pertenecido a la difunta estrella de Hollywood, hacen que este Skyline sea realmente único y uno de los más cotizados.

El vehículo fue subastado en Mecum, más específicamente en el marco del Car Week de Monterrey, llevado a cabo a mediados de agosto, según reveló Motorpasión. Esta unidad ha cambiado de dueño durante los últimos años. En 2014, se subastó por 750.000 euros, en 2016 volvió a venderse por medio millón de euros y ahora volvió a cambiar de titular por 580.000 dólares.

Entre los principales detalles se destacan los vinilos dorados y negros y las llantas Volk TE37. El kilometraje asciende a una cifra cercana a 29.000 kilómetros.

Como mencionamos anteriormente, esta unidad es una de las pocas autorizadas en Estados Unidos, ya que las leyes federales prohíben matricular cualquier vehículo que no esté homologado, con excepción de que el modelo tenga más de 25 años desde la última unidad que salió de fábrica. En esos casos, se lo considera un clásico y se lo puede no sólo importar, sino también matricular.

Esto sucede ya que a principios de siglo, la firma Motorex se comprometió a importar estos modelos y configurarlos para Estados Unidos. Sin embargo, con el correr del tiempo, comenzaron a surgir denuncias debido a que las unidades no eran entregadas y mucho menos reacondicionadas en línea con las leyes federales.

Es por eso que de las unidades ofrecidas en suelo estadounidense fueron confiscadas en su totalidad, con excepción de 14 ejemplares que fueron los únicos que sobrevivieron. Una de ellas, la de Paul Walker.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?