Pizza hawaiana: la historia de esta delicia agridulce y cómo prepararla en casa

Pizza hawaiana: la historia de esta delicia agridulce y cómo prepararla en casa

Apenas un ingrediente, la piña, basta para lograr una de las pizzas más singulares de todas.

Food Lovers

Las reacciones que genera la pizza hawaiana no tienen término medio: hay quienes la aman y la odian por igual. En esta ocasión, te contamos todo lo que hay que saber acerca de esta delicia agridulce y también dejamos algunos tips para prepararla en casa de la mejor manera posible. ¿Se animarían a probarla?

Fuente: cocina-familiar.com

¿Cuál es el origen de la pizza hawaiana?

El debate que se da en torno a esta versión de pizza es tan intenso que incluso hay muchas personas que la rechazan aún sin haberla probado nunca. Parecería ser que este emblemático plato oriundo de Italia está destinado a ser solo salado y no habría espacio para variantes que se corran de la original.

Sin embargo, hace tiempo que la comida agridulce goza de prestigio y ocupa un lugar importante en los paladares de una gran cantidad de comensales. En cuanto a la pizza, la variante más famosa de todas es precisamente la hawaiana que, dicho sea de paso, nada tiene que ver con Hawái.

Resulta sorprendente que con ese nombre esta pizza tenga su origen en otras latitudes, pero así es. A pesar de esta curiosidad, el nacimiento de la pizza hawaiana no deja de ser incierto, ya que se dice que proviene de distintos países.

Por un lado, hay teorías que indican que la pizza hawaiana tuvo sus inicios en países de Europa como Francia y Alemania.

Por otra parte, algunos ubican su creación en Canadá. De acuerdo con Diario Vasco, el principal responsable sería Sam Panopoulos, un cocinero de origen griego que comenzó a usar en su restaurante la piña como ingrediente para la pizza allá por los años 60.

Pizza hawaiana: las claves para hacerla en casa

Hacer una pizza hawaiana es de lo más simple y solo hace falta disponer del ingrediente característico: la piña, también conocido como ananá.

En cuanto al procedimiento, hay que hacer la masa tradicional, agregar la salsa de tomate y luego cubrir con queso, fetas de jamón cocido y algunas rodajas de piña.

¿Cuáles son las cantidades recomendadas? Por cada pizza se usan aproximadamente:

  •     4-5 fetas de jamón cocido.
  •     4 rodajas de piña (ananá).


Si bien esta opción no responde a la versión original, hay quienes eligen preparar esta pizza con durazno en vez de piña.

Sea cual fuese el caso, lo que también se puede hacer es cortar la fruta en trozos pequeños, evitando así usar las rodajas enteras.

Para la cocción, el ananá se tiene que comer caliente, así que hay que ponerlo sobre la pizza desde el momento en que se lleva la misma al horno.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?