¿Cómo saber si la miel es pura o fue adulterada?

¿Cómo saber si la miel es pura o fue adulterada?

La miel ofrece una gran cantidad de propiedades saludables, siempre y cuando sea pura.

Food Lovers

Es sabido que la miel que se consigue en los puntos de venta tradicionales suele estar adulterada. Pero, ¿cómo se puede hacer para saberlo? A continuación, compartimos algunas claves para poder identificar cuándo se trata de una miel pura y cuándo no.

Además de una simple cuestión de reducción de costos, la adulteración de la miel responde a un motivo más que preocupante: su producción se encuentra en caída dado que las abejas corren riesgo de extinción.

Fuente: mielypropolis.com

¿Miel pura o adulterada? La clave de la etiqueta

Más allá de que existen algunos trucos para poder identificar si una miel es pura o si fue adulterada, para llevar a cabo los mismos es preciso abrir el envase que la contiene.

Dicho de otra manera, por más que se identifique que se trata de miel adulterada, la misma ya fue comprada y no queda más remedio que consumirla.

Es por este motivo que, a la hora de plantear esta distinción, hay que prestar atención desde el mismo momento de la compra. En concreto, lo que hay que hacer es leer bien la etiqueta que posee el envase. Si en la misma dice que el producto contiene glucosa o jarabe de fructosa, quiere decir que se trata de miel adulterada.

Ambas sustancias son aditivos químicos que se agregan a la preparación para evitar que la miel se solidifique y estirar así su vida útil.

Por otra parte, la miel pura no tiene fecha de vencimiento. En su envase sí puede aparecer la recomendación de consumir dentro de los 2 años a partir de su elaboración.

Si en la etiqueta se observa un vencimiento próximo, significa que la miel contiene un procesado artificial y que fue adulterada.

Algunos trucos para distinguir entre miel pura y adulterada

Ya abierto el envase de la miel, existen algunos procedimientos para poder hacer la identificación de forma rápida y sencilla. A continuación, los más conocidos.

Miel y agua

En un recipiente con agua, hay que introducir una cuchara con miel y mantener de forma firme. Si la miel no se disuelve, significa que es pura. En cambio, si se desintegra con el agua, quiere decir que se encuentra adulterada.

Miel, agua y vinagre

Otro de los mecanismos consiste en poner algunas gotas de vinagre en un recipiente con agua. Luego, hay que colocar un poco de miel y esperar para ver qué pasa. En el caso de que se produzca alguna efervescencia o se forme un poco de espuma, significa que la miel no es pura.

Miel y pan

Es igual de sencillo que los anteriores y consiste simplemente en sumergir un trozo de pan duro en un poco de miel. Transcurridos unos 10 minutos, hay que retirar el mismo y observar: si el pan sigue estando duro, significa que la miel es pura. Por lo contrario, si se presenta más bien blando, significa que la miel contiene agua, por lo que fue adulterada.

Miel y fuego.

En un pequeño pedazo de algodón (puede ser un hisopo), colocar apenas un poco de miel. A continuación, encender un fósforo y acercarlo. Si la miel se quema, significa que es pura. Si se mantiene igual, quiere decir que está adulterada.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?