La historia de las abejas: descubre todo sobre este poderoso animal

La historia de las abejas: descubre todo sobre este poderoso animal

Hasta el momento, se conocen unas 20 mil subespecies de abejas en todo el mundo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El pequeño tamaño de las abejas es inversamente proporcional a la gran importancia que tienen para el planeta. En esta oportunidad, aprovechamos para hacer mención de algunos de los aspectos clave que giran en torno a estos maravillosos insectos voladores, desde cómo viven y cómo se alimentan hasta el rol que tienen en el ecosistema.

Abejas: ¿cuál es su forma de vida y cómo se clasifican?

En primer lugar, hay que decir que estos animales se caracterizan por vivir en comunidad. Cada panel que construyen y ocupan tiene entre 15 mil y 80 mil abejas.

En cuanto a su alimentación, viven de comer el néctar y el polen de las flores, el cual utilizan luego para fabricar su famosa miel.

Por otra parte, uno de los aspectos que más se destaca cuando se habla de las abejas es el de la forma en que se clasifican. En total, existen 3 tipos: reina, zángano y obrera.

  • Reina: es la más importante de todas, y también la más grande. Por cada panal hay una sola, y viven alrededor de 6 años.
  • Zángano: este tipo de abeja abarca a todos los machos de la colmena. Por lo tanto, su función es la de ayudar a la abeja reina a poner los huevos para que se reproduzca la especie. 
  • Obrera: tal como indica su nombre, es la más abeja trabajadora de todas. Algunas de sus funciones más importantes son las de la recolección del néctar y la polinización de las flores. Como si fuese poco, también es la encargada de proteger la colmena en la que vive la comunidad. ¿La curiosidad? Viven aproximadamente 45 días.
Fuente:Pixabay

¿Por qué las abejas son tan importantes para el planeta?

A pesar de su pequeño tamaño, la importancia que estos animales tienen para el equilibrio del ecosistema es de suma magnitud. Esto se debe principalmente al contacto que establecen con las distintas plantas y flores.

Al posarse sobre las mismas para recolectar el néctar, sobre sus patas quedan granos de polen que luego, cuando las abejas levantan vuelo, caen en distintos lugares de la tierra, y que incluso llevan de una planta a otra.

En pocas palabras, su tarea es fundamental para el proceso de polinización, el cual permite que las flores se reproduzcan generando así más alimentos y distintos beneficios para el medioambiente.

Durante las últimas décadas, a lo largo del mundo se está evidenciando una gradual desaparición de la especie. Con la expansión de la agricultura industrializada y el aumento del uso de herbicidas y pesticidas, las poblaciones de abejas son cada vez menores.

Vista la importancia que tienen para el planeta, esto supone un grave riesgo, un aspecto a cuidar. Para combatir este peligro, algunas de las acciones que están al alcance de todos son las siguientes:

  • Aumentar el consumo de productos ecológicos y orgánicos.
  • Comprar miel y otros productos provenientes de las abejas a los apicultores que trabajen en las condiciones adecuadas.
Fuente: Pixabay

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?