Famosos con Estilo

Por qué Juan Martín del Potro llegó en secreto a Mendoza y visitó una importante bodega

El tenista argentino cultiva el bajo perfil, pero MDZ pudo confirmar con imágenes y testimonios el espléndido día que pasó en el Valle de Uco mendocino. Imágenes y pormenores, en la nota.

Federico Croce
Federico Croce miércoles, 3 de julio de 2024 · 07:10 hs
Por qué Juan Martín del Potro llegó en secreto a Mendoza y visitó una importante bodega
Juan Martín del Potro estuvo en Mendoza. Foto: Instagram

A pesar de que el turismo de un tiempo a esta parte se ha resentido, y que los índices de visitantes en la provincia cuyana más populosa han caído, Mendoza, la "tierra del sol y del buen vino", sigue siendo uno de los lugares amados para hacer una escapada de relax.

Los paisajes, el turismo aventura, la alta gastronomía y las bodegas son algunos de los atractivos que hacen que no solo los visitantes internacionales sino muchos argentinos consideren que Mendoza es una gran opción para hacer una "escapadita".

Los famosos, ya sea del lado del arte, el canto, la actuación, el deporte o las redes sociales, no escapan a esta consideración. Todo el tiempo se ve a celebrities recorriendo Mendoza, y esta vez fue Juan Martín del Potro, el famoso tenista de Tandil, quien fue captado por una cámara en el Valle de Uco.

Del Potro estuvo en bodega Salentein. El domingo la quietud de Tunuyán y los turistas que justo tenían pautado recorrer esta bodega de capitales holandeses se sorprendieron con la presencia del deportista. Estuvo muy bien acompañado por una bella joven y una pareja de amigos. 

La belleza de la cava principal de bodega Salentein.

"Juan Martín estaba recorriendo bodegas, y llegó a Salentein a hacer la visita y a degustar, muy interesado. Parece que tiene ganas de hacer algo relacionado con el mundo del vino. Estuvo temprano, tipo diez de la mañana, e hizo una visita guiado por el enólogo, Jorge Cabeza", contó a MDZ una fuente de la zona.

Es que el astro del tenis argentino está estudiando e interiorizándose cada vez más porque está confirmado: quiere tener sus propios vinos. Es por eso que la consulta con enólogos, estudios de diseño especializados en etiquetas y demás forman parte hoy de su agenda.  

"Simpatiquísimo, y muy buena onda con todos. Hizo una degustación pero no tenía mucho tiempo, ya que lo esperaba un vuelo. La cata fue de alrededor de seis vinos, y quedó fascinado. El y sus amigos quedaron encantados con los vinos -que les parecieron riquísimos- y con la bodega y su arquitectura, y además les tocó un día precioso, en donde la imponencia de la cordillera se lucía en su máximo esplendor", contó una de las personas del staff de la bodega. 

"Muy buena energía la de Juan Martín y sus amigos. Respetuosos, amables, y muy sencillos. Estaban todos súper contentos y lo que más me impresionó fue lo agradecidos que fueron con todos. Destacaron a los trabajadores que se habían acercado a la bodega a atenderlos, por ejemplo. Muy humilde del Potro, lo amamos", aseguró la trabajadora.

Juan Martín del Potro junto a Jorge Cabeza, winemaker de bodega Salentein.

¿El detalle de color? ¡Es gigante! Todo el mundo sabe que es alto, pero realmente tenerlo enfrente es impactante. El repartía abrazos a todo el mundo, y realmente te costaba corresponderle. 

En cuanto a la degustación, probó Malbec, Pinot Noir de varias líneas, y le encantó el Gran Corte: dijo que era su preferido por el precio, por calidad, porque se lo imagina como para cualquier momento. Dijo que era un vino que quedaba bien con todo, y en todo momento: como que no tenés que ni pensar.

¿Una perlita? Nadie tenía pelotitas de tenis para que deje firmadas, así es que le pasaron una camiseta de la Selección Argentina para que deje impresa su firma, y se la cambió al enólogo Jorge Cabeza por una botella, la cual pidió que también esté firmada por el hacedor de vinos. 

Mirá la galería de fotos:

Jorge Cabeza firmó un vino para Del Potro.
El tenista dejando estampada su firma en una camiseta de la Selección Argentina.
Juan Martín quedó encantado con las vistas de la cordillera De Los Andes.
Juan Martín y Jorge Cabeza, winemaker de Salentein, luego de la cata de vinos que realizaron.
Un momento de la degustación privada para Juan Martín del Potro.
Archivado en