Relaciones

Por qué nos aferramos a relaciones tóxicas: todo lo que tenés que saber

Especialistas cuentan los motivos tras la difícil decisión de poner fin a una relación dañina y cómo cuidarse de ella. Prestá atención para no caer en un vínculo o en personas así.

MDZ Estilo
MDZ Estilo sábado, 15 de junio de 2024 · 10:48 hs
Por qué nos aferramos a relaciones tóxicas: todo lo que tenés que saber
Mucha gente no puede salir de las relaciones tóxicas y estos son los motivos Foto: Pexels

Muchas personas se encuentran atrapadas en vínculos que claramente no les benefician. A pesar de saber que la relación no es saludable, dejarla puede parecer una misión imposible. 

Según expertos, estas son las razones detrás de esta conducta:

Psicoterapeutas han contado que muchas veces nos enamoramos de una versión idealizada de nuestra pareja. Esta imagen, construida a partir de nuestras expectativas y deseos, nos impide ver la realidad tal cual es. Especialmente las mujeres, tienden a aferrarse a esta fantasía, ignorando las señales de alarma que indican que la relación no está funcionando.

La inversión emocional nos atrapa en relaciones que ya no nos satisfacen. Foto: Pexels

Otro factor que complica la ruptura es el miedo a la soledad. Muchas personas prefieren mantener una relación tóxica antes que enfrentarse a la incertidumbre de estar solas. Este miedo se arraiga en inseguridades profundas y en una baja autoestima, que nos hace creer que no merecemos algo mejor.

Además, existe un fenómeno conocido como "investimento emocional", que juega un papel crucial. Una vez que hemos invertido tiempo, esfuerzo y emociones en una relación, nos resulta extremadamente difícil abandonarla. Este sentimiento de haber invertido tanto puede hacernos sentir que dejar la relación sería una pérdida inaceptable, llevándonos a prolongar la agonía.

La presión social también contribuye a esta situación. Vivimos en una sociedad que valora enormemente las relaciones románticas estables, lo que puede llevarnos a mantener una relación tóxica solo para cumplir con las expectativas externas.

Foto: Freepilk

No podemos ignorar el poder de los patrones de comportamiento aprendidos. Sin una intervención consciente y un trabajo personal profundo, estas conductas tienden a perpetuarse, atrapándonos en un ciclo de relaciones dañinas.

La dificultad para terminar con una relación tóxica es multifacética, abarcando desde ilusiones personales hasta influencias sociales y patrones aprendidos. Reconocer estos factores es el primer paso para liberarnos y buscar relaciones que realmente nos hagan felices y nos beneficien. La clave está en valorarnos a nosotros mismos y en buscar apoyo cuando lo necesitemos, recordando siempre que merecemos amor y respeto en su forma más auténtica.

Archivado en