Jardín y hogar

Ni yerba ni café: cuál es el mejor abono para tus plantas

La jardinería en casa muchas veces se puede convertir en un desafío. Cómo conviene cuidar las plantas y por qué el café y la yerba no son tan buenos como se cree.

Luna Brailovsky jueves, 11 de abril de 2024 · 15:27 hs
Ni yerba ni café: cuál es el mejor abono para tus plantas
Foto: Shutterstock

En el universo de la jardinería, encontrar el abono ideal para nuestras plantas puede ser desafiante. Con una gama tan amplia de opciones disponibles, desde compuestos orgánicos hasta fertilizantes químicos, es fácil confundirse. Sin embargo, entre las múltiples alternativas que podemos considerar, hay dos que se extendieron entre los jardineros aficionados: la yerba y el café. Pero, ¿cuál es realmente el mejor abono para tus plantas?

El dilema de la yerba y el café como abono para plantas

La yerba y el café son usados por muchas personas por sus propiedades fertilizantes en el mundo de la jardinería doméstica y se convirtieron en opciones tentadoras para quienes buscan soluciones económicas y sostenibles para alimentar sus plantas.

Sin embargo, los expertos advierten que estos materiales pueden no ser tan efectivos como muchos jardineros creen. Si bien es cierto que la yerba y el café pueden aportar nutrientes valiosos al suelo, su uso debe ser moderado y complementario a otros métodos de fertilización.

La yerba, por ejemplo, puede acidificar el suelo si se utiliza en exceso, lo que no es beneficioso para todas las plantas. Por otro lado, el café puede aumentar la acidez del suelo y afectar el crecimiento de ciertas especies sensibles a este factor.

Muchos jardineros utilizan yerba y café como abono para plantas.

Alternativas más efectivas

Entonces, ¿cuál es la mejor opción para abonar nuestras plantas? Los expertos sugieren optar por abonos orgánicos bien balanceados o por fertilizantes comerciales específicamente diseñados para las necesidades de cada tipo de planta. Estos productos suelen ofrecer una composición equilibrada de nutrientes, garantizando un crecimiento saludable.

Además, es importante recordar que el abono no lo es todo: el riego adecuado, la exposición a la luz solar y el cuidado general de las plantas también son factores cruciales para su desarrollo óptimo.

Archivado en