Así evolucionaron los lectores de libros electrónicos

Así evolucionaron los lectores de libros electrónicos

Los eReaders (lectores electrónicos) son dispositivos cuya finalidad es la de permitir la lectura de eBooks (libros electrónicos). Sin embargo, este último término suele emplearse para los dos objetos.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

El libro electrónico nació en 1971 y, con el paso del tiempo, los lectores fueron evolucionando de forma considerable. Los softwares pensados para ordenadores personales dieron lugar a los smartphones y a dispositivos específicos como el Kindle. También se multiplicaron las bibliotecas digitales.
 

Los eReaders periten almacenar infinidad de libros en un dispositivo pequeño y liviano - Fuente: pixabay.com 

 

Michael Hart y la creación del primer libro electrónico de la historia

Para hablar de los lectores electrónicos hay que comenzar por los libros electrónicos. Aunque hay varias versiones que se refieren a la creación del primero de estos, la más aceptada de todas es la que dice que tuvo lugar el 4 de julio de 1971 en la Universidad de Illinois, Estados Unidos.

Allí estudiaba Michael Hart, un joven que, aprovechando la jornada festiva a nivel nacional, tuvo la ocurrencia de convertir en un texto digital la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.

El hecho fue tan importante para este estudiante que terminó dedicando su vida a la digitalización de libros. Algunas de las obras que convirtió en electrónicas con su Proyecto Gutemberg corresponden a clásicos de Homero y William Shakespeare, entre otros artistas.
 

Libros electrónicos: así fueron cambiando los lectores con el paso del tiempo

En 1981 salió el Random House's Electronic Dictionary, que es considerado como el primer libro digital de la industria. De a poco este negocio fue creciendo y los lectores electrónicos necesariamente se convirtieron en un segmento de mercado.

Durante las primeras décadas de historia de esta modalidad de lectura, las computadoras fueron los primeros grandes soportes para los eBooks. Luego, los teléfonos móviles y las agendas electrónicas también desarrollaron sus propios softwares pensando en que los usuarios pudieran usar estos dispositivos para leer material electrónico.

En cuanto a los lectores de libros electrónicos en sí, el Rocket y el Softbook son algunos de los que más impacto causaron en el mundo, y ambos se lanzaron en los años 90.

Además de la resistencia de las personas a dejar los libros físicos, estos lectores no tuvieron éxito debido a que eran de tamaño y peso considerables y exigían de mucho esfuerzo para la vista.

Todo esto cambiaría con la aparición de la tinta electrónica, concepto con el que se hace referencia a los dispositivos que optimizan la lectura digital y hacen de la misma una experiencia más práctica y disfrutable.

En pocas palabras, la principal diferencia entre modelos como el Kindle (el lector electrónico de Amazon) y otros dispositivos que permiten la lectura como smartphones y tablets, pasa por el  consumo de energía y por las bondades que el primero implica para la visión humana.

¿Qué opinas? ¿Estabas al tanto de todos estos detalles vinculados a la evolución de los lectores electrónicos?
 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?