Christina Aguilera contó cómo superó su momento más difícil en su lucha contra la balanza

Christina Aguilera contó cómo superó su momento más difícil en su lucha contra la balanza

La cantante logró un cambio físico después de adelgazar casi 20 kilos en tres meses.

MDZ Entretenimiento

MDZ Entretenimiento

Las últimas apariciones públicas de Christina Aguilera reflejaron un impactante cambio en su físico. La cantante había aumentado de peso en 2008 con el embarazo de su primer hijo Max de su matrimonio con el ejecutivo musical Jordan Bratman y en los últimos meses logró adelgazar significativamente con un plan basado en entrenamiento físico y una dieta equilibrada.

Naturalmente, durante el período del embarazo y el post parto las mujeres atraviesan un cambio hormonal al cual en ocasiones se suman los antojos propios de la etapa de gestación que luego repercuten en la balanza. En 2014, fue madre nuevamente de su hija Summer Rain, fruto de relación con su actual marido, el músico Matthew Rutler.

En esa lucha que mantuvo Aguilera por alcanzar un bienestar físico, modificó sus hábitos por unos más saludables. Por un lado, comenzó a ejercitarse con el famoso entrenador personal Tee Sorge, conocido por sus trabajos con celebridades del espectáculo.

En lo referente a la alimentación la artista optó por un sistema de viandas. Se suscribió a un servicio de comidas con el cual podía llevar un control diario de las calorías ingeridas. Con este plan y la rutina de ejercicios físicos, Christina logró impresionantes resultados y llegó a adelgazar casi 20 kilos.

Aguilera, de 41 años, dio algunos detalles de la metodología adquirida y sostuvo que disminuyó las comidas en restaurantes, comenzó a evitar algunos alimentos y a controlar las porciones de su dieta. Gracias a esos hábitos, consiguió bajar algunos kilos de manera saludable.

A su vez, se planteó como objetivo de su rutina de ejercicios contrarrestar la flacidez que comúnmente se manifiesta en el cuerpo de aquellas personas que pierden peso en poco tiempo.

Para ello, Christina comenzó a trabajar sus brazos, enfocándose en los músculos bíceps y tríceps. Luego sumó ejercicios para fortalecer el core, en base a una rutina de abdominales a la cual le agregó un toque personal ya que recurrió a la tabla con la cual solía entrenar cuando filmaba la película Burlesque en 2010.

Otro aspecto de su plan de entrenamiento de la artista fue una rutina aeróbica, por lo cual sus jornadas comenzaban con unos 15 o 20 minutos de caminata en la cinta.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?