Nueva era en el instituto

Vino: las principales desregulaciones que encaró el INV en lo que va del año

La nueva gestión del Instituto Nacional de Vitivinicultura dio un giro, con el fin de hacer más ágiles los trámites y desburocratizar la elaboración. Cuáles son los principales cambios.

Diana Chiani
Diana Chiani miércoles, 17 de abril de 2024 · 21:38 hs
Vino: las principales desregulaciones que encaró el INV en lo que va del año
La vitivinicultura celebra, por el momento, la flexibilización de la burocracia, pero hay que ver si tiene el efecto buscado en la actividad. Foto: Walter Moreno/Mdz

La desregulación de la economía es una de las palabras del actual Gobierno nacional y más allá de las opiniones personales, parece haber llegado al mundo del vino. Con el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) como entidad que controla y rige la actividad, en los primeros meses del año se produjeron cambios en este sentido. Aunque por el momento son casi todos técnicos y operativos, desde la industria celebran esta suerte de desburocratización en líneas generales.

De este modo, una de las desregulaciones que más llamó atención fue la norma que incorporó a la Ley General de Vinos (14.878) los productos “vino parcialmente desalcoholizado” y “vino desalcoholizado” o “vino sin alcohol”. A través de la Resolución 5/2024 del INV, la autoridad vitivinícola simplificó los procesos productivos para elaborar vino con alcohol cero, bebida que nada tiene que ver con el jugo de uva.

Las desregulaciones favorecerían la elaboración de vino y apertura a nuevos nichos del negocio.

Otra de las normas recientes, también del mes de marzo es la eliminación de trámites para la elaboración de vinos livianos o de cosecha temprana. Según la norma del INV, la finalidad de este acto administrativo es disminuir la carga burocrática en la tramitación que realizan los industriales para elaborar Vinos Livianos o Vinos Cosecha Temprana. “La nueva regulación deroga la Resolución C.9 de 2011, que establecía una serie de requisitos administrativos, que los industriales debían comunicar al INV, a fin de su evaluación técnica y posterior autorización”, precisó la regla.

También en los últimos días, el INV estableció los nuevos porcentajes de desborre de vinos y mostos. El nuevo régimen de desborre disminuye el porcentaje mínimo, lo que le permitirá a los establecimientos vitivinícolas cumplir con el precitado porcentaje de borras en función del grado de tecnificación alcanzado sin necesidad de entregar vino para su cumplimiento. Esta última norma, sin embargo, se contextualiza en medidas tomadas el año pasado.

Esto además de las leyes que el DNU del inicio de la gestión de Javier Milei, también derogó la Ley 18.600 de contratos de elaboración de vinos, que databa de 1970 y regulaba los contratos por cuenta de terceros. El DNU también dio de baja la Ley 18.905 de política vitivinícola nacional y la Ley 22.667 de reconversión vitivinícola.  

Archivado en