Variedad insignia

Día del Malbec: la elección argentina y el desafío de crecer afuera

La celebración del Día Mundial del Malbec, la variedad más importante del país, llega con luces y sombras. La clave de mantener el liderazgo y de abrirse a estrategias que apalanquen otras opciones.

Diana Chiani
Diana Chiani miércoles, 17 de abril de 2024 · 07:24 hs
Día del Malbec: la elección argentina y el desafío de crecer afuera
El Malbec es la variedad que eligen la mayoría de los argentinos para deleitarse con buen vino. Foto: ALF PONCE MERCADO / MDZ

Como insignia de Argentina, el Malbec es una variedad que continúa en crecimiento. Pese a que las cifras de superficie y elaboración se mantienen en alza desde hace unos años sin saltos expositivos, los inversores todavía la eligen para nuevos proyectos. Como un varietal que es demandado debido a su particularidad y calidad, la industria llega a la 14° edición del Malbec World Day o Día Mundial del Malbec, que se celebra este 17 de abril, en medio de luces y sombras cuando los cambios en las modalidades de consumo llegaron para quedarse y desafían al sector.

Según los datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), el vino Malbec es una de las variedades más difundidas y con mayor crecimiento. En 2023 la producción total de uvas fue de 3.230.996 quintales y se ubicó entre las de mayor producción del país con un 22,2% de la producción total del país. A la par también se ha observado que por segundo año consecutivo, la cosecha del Malbec disminuyó.

“Luego de varios años de crecimiento que siguieron a una baja muy marcada en 2016”, precisó el informe de variedades del INV. Mendoza es la que mayor cantidad de Malbec posee y, dentro de ella, el porcentaje más significativo se encuentra en los departamentos de  Luján de Cuyo, Tupungato, Tunuyán y Maipú. Con un 10% del total de esta cosecha, San Carlos perdió protagonismo ya que en 2023 se ubicó en el 5° lugar, cuando en 2014 era el segundo departamento.

Líder en ventas en medio de la recesión

“La marca construida alrededor del Malbec en Argentina y Mendoza, ha sido un gran éxito comercial”, destacó Diego Stortini, empresario vitivinícola del Valle de Uco y vicepresidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM). En este marco, el dirigente destacó que el desarrollo estratégico de esta variedad ha llevado a reconocimientos internacionales y posiciones comerciales que hace unas décadas parecían inalcanzables.

Fuente: INV

En buena parte explicada por la baja general de la cosecha del año pasado, debido a las inclemencias climáticas, en 2023 la variedad Malbec cayó un 23,8%. Con relación a las ventas en el mercado interno, el consumo de Malbec ha crecido en los últimos nueve años casi un 90%. Así, según datos del INV, la participación de los vinos elaborados con Malbec en el total de vinos varietales comercializados en el país creció 64,3% y representó en 2023 un 58,3% del mercado.

Al momento de elegir, los argentinos consumen el varietal puro (94,2%) mientras que el resto corresponde al corte de Malbec con otra variedad (5,8%). En la actualidad, el mercado interno viene con grandes bajas y no se espera recuperación en este año debido a la recesión existente. De este modo, mientras algunos esperan que la crisis pase en unos meses, otros no son tan optimistas y el mercado externo se convierte en la mejor opción.

Exportaciones en baja y su futuro

Las exportaciones de Malbec vienen en aumento desde el 2014 (3,7% más), pero se ha registrado una baja en la comercialización de los últimos dos años. Desde Wines of Argentina (Wofa), destacaron que los casi 1.300 millones de hectolitros exportados en 2023 de Malbec representan el 69,3% del total del volumen de vinos. Cifra que equivalió a U$S410,5 millones y que se reparte mayoritariamente (71%) en la venta de Malbec fraccionado, es decir en botella con mayor valor agregado.

Fuente: INV

Desde el Observatorio Vitivinícola Argentino que depende de Coviar, Daniel Rada, expresó que  las exportaciones de Malbec vienen en baja en lo que va de 2024 con un 14% menos. En este marco, agregó que hace dos años que se observa una reducción tanto en valor FOB (hoy en U$S4,25 el litro) como en volumen. Más allá de las archiconocidas razones de la macroeconomía argentina, Rada explicó que los principales compradores de vino argentino en el mundo importaron menos por diversas razones. Fue el caso del Reino Unido, Brasil, Estados Unidos y Canadá. Esta situación se da en un cambio de tendencias de consumo que excede al Malbec y que ya lleva varios años.

“Existe una avanzada de bebidas con menor gradación, los llamados ready to drink y hay que tener en cuenta que los principales mercados consumen casi por igual vino blanco y tinto”, señaló Rada.  Es decir, que la demanda entre estos dos tipos de colores se reparte mitad y mitad con un fuerte foco en bebidas más livianas y frescas en una suerte de “avanzada” del verano dado el cambio climático.

En este marco, el especialista observó que de manera paradójica se erradican hectáreas de blanco y se incorporan de Malbec, variedad que crece en superficie cultivada. Entre las nuevas tendencias también están los orgánicos y los espumantes en donde por el momento el mercado está acaparado por Europa. Por este motivo, si bien Argentina tiene ganado la asociación con esta variedad que la distingue y destaca en el mundo, la agenda impone adaptarse a los cambios.

“Creo que el éxito que se logró con la promoción y posicionamiento del Malbec, nos enseña la importancia de la planificación estratégica para el posicionamiento comercial”, reflexionó Stortini. En este marco, reconoció una suerte de excesiva dependencia de un solo varietal, lo que dificulta la diversificación productiva. Desde su punto de vista es crucial que Argentina explore otros varietales y estilos de vinificación para ampliar su segmentación de precios y mantener su competitividad en el mercado internacional.

 

Archivado en