Opinión

Sustentabilidad: el acero como engranaje clave de la economía circular

El mineral de hierro es un recurso natural que da origen al acero, un producto 100% reciclable. Desde la Cámara Argentina del Acero, Carlos Vaccaro hace foco en su aporte a la sustentabilidad.

Carlos Vaccaro lunes, 1 de abril de 2024 · 04:15 hs
Sustentabilidad: el acero como engranaje clave de la economía circular
En el mundo de los negocios, la búsqueda de soluciones sostenibles para el desarrollo económico ya es una demanda indispensable Foto: Pixabay

En el mundo de los negocios, la búsqueda de soluciones sostenibles para el desarrollo económico ya es una demanda  indispensable. Ningún proyecto empresarial prescinde de este objetivo. Y entre sus muchas posibilidades de contribuir a la sustentabilidad, aparece la opción de la economía circular. Se trata de un modelo específico de producción y consumo que implica, a grandes rasgos, reutilizar los bienes primarios todas las veces que sea posible. 

La reparación, el reciclaje o cualquier otro método de reutilización genera menos contaminación. Pero no sólo eso, también representa un ahorro económico en la cadena productiva y hasta genera un valor añadido en el producto ofrecido. Dicho de otra forma, la economía circular extiende el ciclo de vida de los productos, y dependiendo de qué producto estemos hablando, éste adquiere un rol de importancia determinado.

Es decir, en algunos materiales, el reciclaje es todo un desafío, como ocurre con los neumáticos o el aceite industrial. Pero en otros casos como el vidrio y el plástico, presentan una facilidad para la reutilización que debería ser aprovechada al máximo. 

La reparación, el reciclaje o cualquier otro método de reutilización genera menos contaminación, indican los especialistas.
Foto: MDZ.

El acero, este material aparece como un protagonista clave en el camino hacia la economía circular, porque en un corto lapso de tiempo vuelve a su estructura natural, cosa que no ocurre con los neumáticos, por ejemplo, que tienen un proceso de desintegración que puede tardar hasta mil años.

El aporte del acero a la economía circular no es algo nuevo, los países desarrollados llevan décadas transitando ese proceso. Por caso, la Unión Europea, líder en la implementación de políticas ambientales, refleja beneficios tangibles en la utilización de este material, tal como es el caso de los envases, una industria clave en el aprovechamiento sustentable del ciclo productivo. 

Según Apeal (Asociación de Productores Europeos de Acero para Envases) 8 de cada 10 envases de acero reciclados son comercializados. Este hecho no solo resalta la versatilidad del material, sino que también demuestra que es posible combinar desarrollo económico con prácticas ambientales responsables. 

El aporte del acero a la economía circular no es algo nuevo, los países desarrollados llevan décadas transitando ese proceso.
Foto: MDZ.

Además de la reducción de residuos y la eficiencia en el uso de recursos, el acero también otorga una maleabilidad que facilita una rápida adaptación a las demandas del sector de la construcción, que avanza a pasos agigantados en la modernización tecnológica con sus sistemas industrializados.

La construcción experimenta una transformación positiva gracias a la integración de prácticas orientadas a la economía circular, con el acero como eje pendular. Este cambio de paradigma ya lo vemos con nuestros propios ojos, tanto en proyectos de gran envergadura como en las viviendas residenciales que demandan las familias jóvenes.

Además, vale mencionar que, en la construcción, la sustitución de aceros normales por aceros de alta resistencia está logrando una reducción de CO2 de alrededor del 30% en columnas de acero y de alrededor del 20% en vigas, debido al menor tonelaje. Ya sea una turbina eólica, un panel de construcción, un vehículo o una lata, la aplicación de aceros de alta resistencia significa que se necesita menos acero para proporcionar la misma robustez. Esto también tiene un efecto dominó al reducir la cantidad de otros materiales necesarios en los cimientos.

Son ya casi 50 años desde que la industria mundial invierte en tecnología para reducir, no solo en aplicaciones, sino también en la producción y en la remanufacturación del acero y de todos los productos que lo contienen.

El acero no es simplemente un material de construcción; es un engranaje fundamental en la economía circular y su contribución a la descarbonización lo convierte en un aliado estratégico de la sustentabilidad empresarial.

Carlos Vaccaro.

* Carlos Vaccaro. Director Ejecutivo de la Cámara Argentina del Acero (CAA).

Archivado en