Tensiones económicas

El verdadero y urgente motivo por el que Cristina Fernández de Kirchner aceleró su reaparición pública

La exvicepresidenta salió con dureza contra la propuesta presidencial de avanzar decididamente hacia la dolarización de la economía.

Carlos Burgueño
Carlos Burgueño jueves, 15 de febrero de 2024 · 16:00 hs
El verdadero y urgente motivo por el que Cristina Fernández de Kirchner aceleró su reaparición pública
La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner salió a marcarle la cancha a Javier Milei y su política economica Foto: Noticias Argentinas

La carta pública de Cristina Fernández de Kirchner (CFK), publicada el miércoles en el día de los enamorados, tiene fines políticos. Y como tal y, en consecuencia, sus efectos también lo son. Más que un dossier económico y un listado de objetivos en un posible plan financiero y monetario para ayudar a salir de la crisis, la expresidenta buscó romper el statu quo oficialista y opositor para producir un efecto político importante.

Concretamente, evitar una dolarización, que según la interpretación de CFK, podría comenzar a concretarse desde junio o en el segundo semestre del año. Asegura la exvicepresidenta que esa es la información VIP con la que cuenta. Y le pone datos al argumento. Afirma que Javier Milei habla entre propios de casi un equilibrio entre base monetaria y reservas en el Banco Central en torno a los 8.000 o 9.000 millones de dólares hacia marzo o abril y que para el segundo semestre el número sería más favorable con la liquidación sojera.

Y que luego de algunos movimientos financieros acordados con los bancos y algún que otro operador de los mercados internacionales, estaría en condiciones de avanzar. Y que, lo más importante, los votos en el Congreso podrían eventualmente estar para que la perla sagrada de la propuesta de Milei pueda ser realidad. Y este año.

Javier Milei en la mira de la expresidenta por su política econmómica.

Esta información que CFK asegura haber recibido de muy buena fuente, provocó que la expresidenta reaccione políticamente y modifique su idea de dejar pasar los 90 días reglamentarios que tradicionalmente un jefe de Estado debería tener de tregua antes que un o una excolega salga a criticar su gestión.

Apunten al león

Cristina Fernández de Kirchner no esperó, y embistió contra el libertario ante, según su visión, la muy cercana alternativa de una dolarización. En principio, la exvicepresidenta había decidido esperar para expresar su posición crítica ante la gestión de Milei.

Incluso consideraba que el momento exacto para reaparecer, sería luego de la Asamblea Legislativa del próximo 1 de marzo, donde el Presidente por primera vez le hablaría a los diputados y senadores de todo el país. Y donde según los cálculos de la expresidenta, se consolidaría la crisis política luego de una segura embestida del actual jefe de Estado hacia la "casta". Sin embargo, y por decisión de la propia autora de la carta, los tiempos se acortaron.

Cristina Fernández de Kirchner irrumpió el miércoles por la mañana como un rayo en la realidad política y económica del país con una carta de más de 33 páginas de celebración del Día de San Valentín, y dejó varios conceptos pétreos tan obvios como determinantes.

Cristina Fernández de Kirchner, buscó recuperar la centralidad política con una dura carta el Día de los Enamorados.
  1. El kirchnerismo ratifica su visión general de la grave situación económica, afirmando que se trata de una "crisis de deuda" y no de una cuestión monetaria o fiscal.
  2. Considera que la inflación es producto de la restricción de divisas y cambiaria y no del déficit entre ingresos y gastos.
  3. El déficit se soluciona exclusivamente aumentando ingresos vía impuestos y control de la evasión y no reduciendo gastos.
  4. El presidente Javier Milei está ejecutando un ajuste brutal y equivocado que podría determinar una ilegitimidad de gestión. 

Estos puntos llevan a dos conclusiones claras. La primera es que el kirchnerismo, en palabra de su dirigente máxima, no cambió ni evolucionó un sólo milímetro de lo que pensaba y ejecutaba cuando fue gobierno protagónico, como tampoco modificó su posición luego de haber criticado abiertamente la gestión de Alberto Fernández y sus sucesivos ministros de Economía.

CFK contra todos

Efectivamente, esta visión de los problemas argentinos no coincide en casi nada con los planteos estructurales sobre los que en parte basaron sus gestiones Martín Guzmán y su visión de una reforma del esquema fiscal basado en la búsqueda de un equilibrio, a través de movimientos que soluciones la estructura de la deuda de corto y mediano plazo, un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le de viabilidad internacional a la mala imagen argentina y un crecimiento inclusivo hacia delante.

Tampoco coincide la visión de la expresidenta y vicepresidente de Alberto Fernández con el fallido intento de Silvina Batakis, que consideró la situación fiscal y el desequilibrio de precios y costos tanto en la Nación como en las provincias como un factor fundamental de la crisis; con la necesidad inmediata de aplicar un esquema de caja única de ingresos y gastos para avanzar con la solución ante la inflación creciente.

Además, tampoco coinciden los conceptos de Cristina Fernández de Kirchner con la política económica desarrollada por Sergio Massa, fundamentalmente en el primer año de gestión del ex candidato del peronismo, que buscó la estabilidad financiera, cierto control fiscal y un acuerdo con el mundo financiero mundial (incluyendo el FMI) como base de su gestión.

La segunda conclusión que deja la carta conocida ayer por la mañana es que, si se piensa que el principal problema de la economía argentina actual y del combate exitoso a la inflación tiene referencia inmediata en lo monetario y lo fiscal, es imposible pensar en un kirchnerismo integrando algún tipo de hoy muy lejano (casi utópico) acuerdo político entre diferentes fuerzas políticas.

Tan lejana es esta posición expresada ayer por escrito por Cristina Fernández de Kirchner, que hasta resulta difícil pensar como hubiera sido una gestión de Sergio Massa, con su propuesta abierta y pública de llegar en 2024 a los tan ansiados superávits gemelos como base de su gestión económica.

Por ahora se desconocen los verdaderos autores intelectuales de los principios teóricos que el kirchnerismo deja expuestos en el texto de la carta. Sin embargo, algo ya se sabe. Se habla de un ex funcionario de una empresa del estado que participaba como director de la sociedad de esa compañía pública, de un ministro de economía de una provincia 100% K y de un ex secretario de breve y conflictiva gestión con Martín Guzmán. Sin embargo, la impronta, es propia de CFK. Y de nadie más.

Archivado en