Opinión

Cuentas en rojo: jubilaciones, devaluación y la campaña del ministro

Dos días antes de las elecciones del domingo 13 de agosto Sergio Massa anunció un aumento con el cual los jubilados le ganarían a la inflación. Y un día después de los resultados de las PASO devaluó en un 22%. Aquí el análisis de Eugenio Semino, Defensor de la Tercera Edad que pone el tema en foco.

Eugenio Semino domingo, 27 de agosto de 2023 · 07:00 hs
Cuentas en rojo: jubilaciones, devaluación y la campaña del ministro
De los 190 dólares por mes que recibirían los jubilados de la mínima a partir de septiembre, pasaríamos a 150 dólares. Foto: Telam

Hace una semana el ministro de Economía anunció los aumentos a jubilados correspondientes para el próximo trimestre.  Considerábamos allí que era irrisorio pretender que se podía vivir con una jubilación mínima. Lo que no sabíamos era que ese mismo ministro, y a la sazón candidato a presidente, se disponía a devaluar cuatro días después del anuncio. Por lo cual, lo que anunciábamos como algo escandaloso hace una semana, se volvió ahora directamente grotesco. 

De los 190 dólares por mes que recibirían los jubilados de la mínima a partir de septiembre, pasaríamos a 150 dólares, si hacemos la conversión al dólar Blue en el momento en que se escribe esta nota. Hay que destacar que esa suma sería con el bono incluido, el cual haría ascender la mínima a $114.460.  Y hay que tener en cuenta también que estamos hablando de una suma que empezarían a cobrar a partir de septiembre y que quedaría fija hasta noviembre.

Recapitulemos entonces. Dos días antes de las elecciones el candidato a presidente, y a la sazón ministro de Economía, anunció un aumento con el cual los jubilados le ganarían a la inflación. Y un día después de las elecciones, ese mismo ministro-candidato, con la misma cara, devaluó en un 22%, haciendo que la inflación se dispare y que, por lo tanto, el aumento quede muy por debajo de lo que él mismo había anunciado. 

El aumento otorgado a los jubilados y pensionados salió golpeado por la devaluación del peso. Foto: MDZ.

Ministro y candidato

Dada la complejidad que requiere la realización de una devaluación, no es verosímil suponer que el ministro no supiera que la misma tendría lugar después de las elecciones. Una devaluación no se decide de un día para el otro. Ël sabía que iba a devaluar mientras realizaba el anuncio del aumento a las jubilaciones.

Si un novelista creara el personaje de un político perverso no necesitaría agregar nada más. Parece ficción. Pero es la realidad que estamos viviendo.

* Dr. Eugenio SeminoDefensor de la Tercera Edad - Pte. Sociedad Iberoamericana de Gerontología y Geriatría (SIGG)

 

Archivado en