En busca de dólares

¿Se viene un nuevo blanqueo? El juego de Javier Milei y la opinión del FMI

Con las reservas al límite, cada dólar cuenta. Por eso cobra vida un nuevo proyecto de blanqueo de capitales, oportunamente presentado por el oficialismo pero que ahora le servirá al nuevo Presidente.

Carlos Burgueño
Carlos Burgueño martes, 21 de noviembre de 2023 · 12:12 hs
¿Se viene un nuevo blanqueo? El juego de Javier Milei y la opinión del FMI
El presidente electo mantiene el hermetismo sobre las principales medidas que tomará pero se vería beneficiado por los dólares que podrían ingresar a un nuevo blanqueo. Foto: EFE

Son tiempos de ratificaciones. Y de confirmaciones, por ahora internas entre los futuros funcionarios de La Libertad Avanza (LLA), sobre las futuras medidas que Javier Milei. Y entre ellas hay una que ayer terminó de diseñarse. Y hasta de ensayar un nombre a la medida.

Se trata del Blanqueo Popular del Mercado, por el cual los residentes y no residentes que no declararon sus divisas, podrán hacerlo al menor precio de la historia de los llamados de este tipo de las últimas décadas. Incluyendo el que en 2016 lanzó Mauricio Macri y que hasta este llamado fue el más exitoso en cuanto a su cosecha, con unos 110.000 millones de dólares blanqueados.

El proyecto que ya está diseñado y que será presentado en sociedad después de la asunción del presidente libertario el 10 de diciembre, incluye un capítulo especial por el que los tenedores de divisas fuera del sistema financiero local sin declarar que tengan posesiones por hasta US$50.000 (la cifra puede cambiar), no tendrán costos para ingresar el dinero en el circuito en blanco.

Los que declaren montos algo superiores tendrán costos mínimos. Incluso el llamado tiene un capítulo especial de justificación dentro de los considerandos, donde a diferencia de las declaraciones habituales en este tipo de medidas, donde todas son amenazas para los que no blanqueen, sobre la base de la teoría de "la última oportunidad", ahora habrá una especie de disculpas a los que no declararon sus posesiones por la acción del Estado enemigo de la estabilidad de los ahorros. Así será, además, el cambio de tendencia de la Argentina hacia delante.

Retomar el camino

Curiosamente, hay ya un proyecto del actual Ministerio de Economía en el Congreso, de características similares y sin que la actual oposición se haya dispuesto a tratar, considerando también a La Libertad Avanza.

Es una iniciativa que fue llevada por Sergio Massa, a instancias parlamentarias a fines del año pasado, y que en un primer momento había logrado cierto guiño opositor para su tratamiento. Finalmente, la crisis de diálogo entre la clase política pudo más, y el proyecto quedó congelado en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja.

El diputado oficialista Carlos Heller, firme impulsor del proyecto de blanqueo.

En octubre el diputado nacional oficialista Carlos Heller desempolvó la intención y negocia a destajo para convencer a opositores varios para que acepten su tratamiento en el recinto, luego de lograr aprobación en comisión. El argumento que esgrimían Massa y Heller para su aprobación, y justificación ideológica dentro del Congreso, es que el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) había dado su aval al proyecto de blanqueo, tanto en sus orígenes como complemento al acuerdo entre la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Internal Revenue Service (IRS), su par norteamericano.

Se sabe que el organismo que maneja Kristalina Georgieva siempre se manifiesta en contra de los planes de moratorias y perdones impositivos, especialmente en Argentina, donde históricamente las misiones que fiscalizan las cuentas criollas cuestionan a los funcionarios locales que avanzan en este tipo de decisiones.

Se lo dejaron en su momento en claro a los exministros Domingo Cavallo, Roque Fernández, José Luis Machinea, Roberto Lavagna y Amado Boudou, entre otros. Sin embargo, dadas las lánguidas reservas del Banco Central y el problema fundamental de falta de dólares que tiene el país, Massa recibió un guiño especial para que Argentina aplique una normalización de cuentas de argentinos residentes en los Estados Unidos.

Palabra del Fondo

Y, de paso, con el resto que tiene de dólares fuera del sistema formal. Ahora, la coincidencia entre el equipo económico de Milei (comandado por el propio presidente electo) y los técnicos del FMI que controlan y fiscalizan las cuentas locales, es que un blanqueo en las actuales circunstancias ayudará al país a cumplir las muy leves metas pactadas en la última negociación con el FMI, que derivó en el programa de Facilidades Extendidas light reloaded que regirá la relación con el organismo hasta, seguramente, el 10 de diciembre.

Otro argumento para avalarle a la Argentina un blanqueo de capitales por parte del Fondo, es la potencial mejora en la recaudación impositiva, que un reconocimiento de activos financieros en el exterior o fuera del sistema legal, tendría para el país en cuanto a la evolución de Bienes Personales.

Kristalina Georgieva, la titular del FMI, como todo el organismo se opone a los blanqueos, aunque podría avalarlo por la mejora de la recaudación.

Se sabe que la recaudación de este tributo es una foto de las posesiones financieras y físicas de un contribuyente al 31 de diciembre de cada año, con lo cual, el resultado del blanqueo recién se verá en los ingresos fiscales, cuando se declare el impuesto para el ejercicio 2023, que los argentinos y residentes liquidarán entre abril y mayo de 2024.

Sin embargo, números básicos realizados con potenciales resultados mediocres de un blanqueo realizados por el equipo económico, garantizan una potencial recaudación de no menos de US$ 1.000 millones anuales. Sería dinero que el Gobierno recibiría en 2024, pero que se proyectaría ya este ejercicio (aunque se apruebe a fines del 2023), mejorando la capacidad argentina de mostrar solvencia fiscal, al mejorar los números de recaudación.

Además de la posible mejora en la capacidad física invertida a partir de la decisión de algunos argentinos con dólares fuera del sistema, que decidan blanquear para mejorar la inversión en producción.

Archivado en