Qué hay detrás de la nueva suba de los precios de combustibles

Qué hay detrás de la nueva suba de los precios de combustibles

Luego de un año y medio de suspender la actualización de tributos que marca la ley, finalmente el Gobierno decidió ajustar el impuesto a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono. Se trasladará directamente a precios en surtidor. Temor por el impacto en la inflación.

Carlos Boyadjian

Carlos Boyadjian

El sábado 1 de octubre, tal como establece el decreto 561/2022, comenzará una suba escalonada de los impuestos a los combustibles líquidos (ICL) y al Dióxido de Carbono (IDC), revirtiendo el virtual congelamiento que el Gobierno decidió l 30 de agosto, para evitar una nueva suba de los combustibles.

Tras varias postergaciones de la aplicación de estas subas, la Secretaría de Energía autoriza el aumento de dichos tributos, que por norma se trasladan íntegramente a los precios en surtidor. Con este dato se especula que los precios de la nafta y el diésel aumentarán entre 1,7% y 3,7%, según el tipo de combustible. 

La consultora Energy Consilium, que dirige el exministro de Energía, Juan José Aranguren, calculó que los incrementos llegarían a $ 4,90 por litro en la nafta y $ 3,20 en el gasoil, para combustibles vendidos por YPF en la Ciudad de Buenos Aires. En el resto del país puede haber diferencias de hasta 15% más por los mismos combustibles. Esto pondrá presión da la inflación en un mes que ya viene "caliente", con proyecciones de ubicarse entre 6,5% y 7%.

Qué impuestos suben

Según la normativa, la actualización del ICL y el IDC corresponde al primer y segundo trimestre de 2021, cuando comenzó esta tendencia a suspender la aplicación para no alimentar la hoguera de los precios al consumidor. El decreto 561/2022 establece también que los aumentos del primer, segundo y tercer trimestres del año 2022, se aplicarán en enero de 2023.

Los aumentos se aplicarán a los precios en surtidor de la nafta sin plomo, la nafta virgen y el gasoil. Analistas estiman que la actualización del ICL y del IDL asciende a 25,3%, que corresponde a la inflación del primer semestre del año pasado.

Según el especialista en combustibles, Cristian Bergmann, la suba en las estaciones de servicio tendrá un incremento del 4,8% para la nafta súper y 3,4% para el gasoil grado 2, tomando los valores vigentes en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La secretaría de Energía, Flavia Royón, tendrá a carga la implementación del cronograma de suba de los impuestos a los combustibles.

“Tal como adelantamos en el mes de agosto, el Gobierno comienza a ser consciente de que la olla a presión en los combustibles torna necesario terminar con el populismo energético”, aseguró Bergmann, en diálogo con surtidores.com.ar, un portal especializado.

Pero en este contexto no se descarta que más allá del aumento del componente impositivo de los combustibles, el Gobierno también autorice un nuevo aumento de nafta y gasoil, que sería la quinta suba en lo que va del año, tras los incrementos del 2 de febrero, 14 de marzo, 9 de mayo y 21 de agosto.

Éste es un reclamo de las petroleras y el resto de la cadena de valor, que aducen que pese a los aumentos que acumulan 45%, la suba de los precios internacionales del petróleo, no se reflejan en los valores en surtidor, y además la actualización está m uy por detrás de la inflación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?