Los dos tipos de deuda que existen y sus diferencias

Los dos tipos de deuda que existen y sus diferencias

Endeudarse no siempre resulta de la misma forma, ya que todo depende del tipo de deuda que se adquiera.

Inversor Global

Inversor Global

Por Mark Ford*

Antes de armar un plan de cancelación de deudas o simplemente de organizar las finanzas personales, es importante analizar los dos tipos de deudas que existen y cómo se diferencian. Básicamente, hay dos tipos de deudas: las deudas con garantía y las deudas sin garantía.

La primera deuda es aquella que tiene un activo como respaldo. El acreedor, que puede ser el banco, una concesionaria de autos, etc., utiliza este activo como garantía para asegurar el pago de la deuda. La garantía es un seguro. Si se incumple con el pago de la deuda, el activo que está en garantía puede ser ejecutado.

De esta forma, por ejemplo, un crédito automotor es un tipo de deuda con garantía porque el coche es la garantía de pago. Si nos atrasamos con el pago, se puede vender el auto para cancelar la deuda.

En cambio, una deuda sin garantía es un préstamo que no está garantizado por ningún activo, salvo por la fe del acreedor en la capacidad de pago de quien pide dinero.

Todos los gastos con tarjetas de crédito y la mayoría de los préstamos personales no tienen garantías. En estos casos, el deudor no tiene ningún activo para liquidar para poder cancelar la deuda en caso de que no pueda pagarla.

Una de las principales diferencias entre estos dos tipos de deudas es que las que tienen garantía son menos riesgosas y, por ende, tienen intereses más bajos. En tanto, la deuda sin garantía es más costosa.

Otra de las diferencias es la cantidad de tiempo que lleva cancelar cada deuda. La mayoría de las que tienen garantías se cancelan con pagos mensuales. Por ejemplo, en el caso de los créditos automotores, el plazo es de 48, 60 o incluso 72 meses, y si uno paga solo el monto mínimo del pago mensual, habrá que pagar el saldo al finalizar el periodo.

Mientras tanto, si los pagos se realizan de forma puntual, el monto total de intereses nunca aumentará, ya que la deuda garantizada, generalmente, involucra intereses simples. Es decir que solo se pagan intereses sobre el capital, no sobre los propios intereses.

Por su parte, las deudas sin garantía son como cuentas renovables. El deudor puede aumentar la deuda y el acreedor, los intereses y recargos. Un acreedor crea una cuenta renovable para representar todo saldo pendiente que el deudor no tiene que pagar en su totalidad cada mes, y el deudor puede optar por pagar un mínimo obligatorio, sobre la base del monto del saldo.

Además, hay intereses compuestos. Si se paga solo el mínimo, podría llevar muchos años cancelar la deuda, ya que los intereses compuestos se calculan sobre el capital y todos los intereses.

En líneas generales, tener una deuda con garantía es mucho mejor, ya que siempre se puede cancelar la deuda con el efectivo proveniente de la venta del activo. Y si solo se pueden realizar pagos mínimos, va a ser más rápido.

*Especialista con más de 30 años de experiencia en negocios e inversiones.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?