Qué es el análisis técnico y para qué sirve

Qué es el análisis técnico y para qué sirve

En esta nota te voy a contar todo acerca del análisis técnico, uno de los principales métodos utilizados para tomar decisiones de inversión. Como toda herramienta, su bondad depende de cómo se use.

Miguel Ángel Boggiano

Miguel Ángel Boggiano

El análisis técnico es el estudio de los movimientos en el precio y el volumen de un determinado activo. Si recordamos que invertir es una actividad probabilística, lo que se hace con el análisis técnico es intentar anticipar los movimientos futuros de los precios para mejorar las probabilidades de éxito al tomar decisiones de inversión.

El análisis técnico se hace analizando gráficos de precios. Donde lo que se mira es la evolución del precio y del volumen operado de una acción o un determinado activo. Veamos un ejemplo:

Este es el gráfico con la evolución del precio y el volumen del índice S&P 500, que sigue a las 500 empresas más grandes de la bolsa de EE.UU.

El análisis técnico tuvo sus orígenes en Estados Unidos a fines del siglo 19, con Charles Dow, que popularizó la teoría que lleva su nombre: la teoría de Dow. Luego se impulsó con Ralph Elliot, con su teoría de las Ondas de Elliot.

Principios básicos

Con estos aportes, se sentaron las bases del análisis técnico. Y se derivaron algunos principios fundamentales:

  • El precio lo descuenta todo: es la piedra angular del análisis técnico. Supone que todas las variables que afectan al mercado (factores políticos, económicos, sociales, entre otros) ya están reflejadas en el precio de ese activo.
  • El precio se mueve en tendencias: la tendencia es fundamental para el análisis técnico. El objetivo es identificar tendencias para poder invertir en la dirección correcta.
  • La historia se repite: significa que los gráficos y patrones históricos tienden a repetirse, por lo que pueden servir para predecir movimientos futuros.

Algo muy importante a tener en cuenta es que hay distintas escuelas de análisis técnico.

Por un lado, el análisis chartista que se enfoca en las figuras de los gráficos y sus formaciones. Por ejemplo: doble piso, taza con asa, u hombro cabeza hombro. Además, está el análisis mediante indicadores técnicos, como por ejemplo: RSI, MACD, medias móviles o Bandas de Bollinger. Pero también hay otras escuelas, como punto y figura, velas japonesas o las ondas de Elliott.

Es muy frecuente que se use más de un tipo de análisis técnico de forma combinada para desarrollar estrategias de inversión. Por ejemplo, alguien puede perfectamente combinar el chartismo con el uso de uno o más indicadores técnicos.

Una de las grandes fortalezas del análisis técnico es que se puede adaptar a cualquier instrumento financiero y dimensión de tiempo, algo que no pasa con el análisis fundamental. Sin embargo, no está ajeno a las críticas. Su capacidad de predicción siempre ha estado en duda y muchas de sus aplicaciones son subjetivas. Es posible que dos inversores hagan análisis técnico y lleguen a conclusiones completamente distintas.

Obviamente no existe una fórmula mágica para ganar dinero en los mercados financieros. El análisis técnico es una herramienta más que, bien aplicada, mejora nuestras probabilidades de éxito al momento de invertir.

Para terminar, te quiero invitar a descargarte gratis un informe que preparé con tres secretos simples para descubrir acciones ganadoras. Lo podés descargar en este link.

*Miguel Boggiano es economista y CEO de Carta Financiera.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?