Por qué advierten que peligran las exportaciones de vino

Por qué advierten que peligran las exportaciones de vino

La suba de costos internos e internacionales, en dólares, está provocando una pérdida de la competitividad de las exportaciones de vino. Los empresarios del sector advierten que el retraso del tipo de cambio está afectando a la industria.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

En una economía dolarizada, lo que suceda con el tipo de cambio es clave. En algunos sectores, comienza a sentir el impacto del lento avance de la cotización oficial contra costos internos y externos que suben a un ritmo mayor.

Si bien en lo que va del año se aceleró el ritmo de la devaluación, también se acentuó la suba de la inflación. Esto sumado a un incremento de los precios internacionales en dólares de insumos y materias primas.

La consecuencia es la pérdida de competitividad de los productos argentinos a la hora de exportar.

Son varios los sectores que están sintiendo este desequilibrio económico. En entre ellos, el vitivinícola.

Fuentes de esta industria consultadas por MDZ alertaron de esta situación. “Si no se acelera la devaluación en estos meses, a partir de septiembre u octubre se va a cumplir mantener el volumen de exportaciones” señalaron desde una cámara de la industria. Esto complica la negociación de los contratos que se están realizando ahora.

Ante un tema tan sensible en la Argentina, como reclamar una corrección del tipo de cambio, los empresarios prefieren mantener el anonimato. Para argumentar la opinión, señalaron los principales problemas de costos que afronta el sector.

Los precios de los insumos importados, como consecuencia de la situación económica y política mundial, se incrementaron cerca de 50% en dólares. Esto engloba a productos agroquímicos como fitosanitarios.

Los costos de logística también se dispararon. “El precio de los contenedores pasó de 3.000 dólares a 8.000” dijeron en la entidad.

Internamente, hay aumentos que le ganan a la suba del dólar en rubros como combustibles y transporte. También en mantenimiento de maquinarias.

“La falta de neumáticos para tractores hizo que ya no haya precios. Cuestan lo que el productor pueda pagar. Lo mismo con los aceites para motores”, agregaron.

El rubro energía también es impacta en una suba de costos de producción. El otro tema que viene de arrastre es la escasez de botellas. En los últimos meses se normalizó en parte, pero todavía hay un 20% o más de demanda que no puede ser cubierta. En los últimos dos meses, el precio subió cerca de 45%.

El vino dejará de ser competitivo por el atraso cambiario. 

Si bien las exportaciones de vino crecieron en 2021, el desafío para mantener esa tendencia, en el segundo semestre del 2022, es muy grande. Un atraso del tipo de cambio golpea más al vino en granel que además, en este momento, está sufriendo la consecuencia de de una cosecha floja, la segunda más baja en los últimos 15 años. Esto repercute en un stock reducido.

En el caso de los embotellados, la situación difiere según el segmento. En la media y alta gama, explican, se puede resistir más el retraso cambiario, mientras que en los de gama es más difícil. En gama media, el precio promedio de exportación es de u$s3, mientras que en la baja es de u$s1,5.

El problema se atenúa, en cierta forma, por una aumento de los precios de los productos en el exterior, lo que hace que se sostengan la facturación, pero bajen los volúmenes

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?