El nuevo problema al que se enfrenta Netflix: ¿pierde poder?

El nuevo problema al que se enfrenta Netflix: ¿pierde poder?

El gigante del streaming poco a poco está perdiendo poder dentro de la industria y los inversores lo saben.

Inversor Global

Inversor Global

Hace algunos años, Netflix era la compañía más importante del mundo del streaming de películas y series. No solo tenía una sólida base de clientes, sino que también tenía una gran cantidad de contenido de calidad y muy atractivo. Hoy, la situación es diferente.

Con la llegada de alternativas como Disney Plus, HBO Max, Apple TV, Prime Video y muchas otras, Netflix mes tras mes pierde liderazgo, lo que impacta en el precio de sus acciones y en las cifras financieras.

Para Jason Bazinet, analista de Citi, “una vez que la base de suscriptores de Netflix comenzó a contraerse, los inversores dejaron de ver a la empresa como una acción de crecimiento”. “Dada la falta de flujo de caja libre, los inversores de valor no están seguros de cómo evaluar la empresa. Como tal, el capital de Netflix no tiene una base de inversores naturales”, agregó el especialista.

Desde los máximos históricos alcanzados en noviembre del 2021 hasta la actualidad, las acciones de Netflix cayeron más de un 73%. Como resultado, la compañía pasó de tener una capitalización bursátil de USD 344.000 millones a poco más de USD 78.000 millones.

En cuanto a su situación corporativa, en el último trimestre informó que perdieron cerca de 200.000 suscriptores. Si bien puede parecer un número bajo, los inversores esperaban todo lo contrario a una caída: un aumento de 2,5 millones de abonados, lo que se traduciría en una pérdida de 2,7 millones de usuarios.

Netflix actualmente cuenta con cerca de 222 millones de suscriptores y la última vez que reportó una caída de estos fue en el 2011. Según la compañía, estima que los usuarios reales son al menos de 100 millones más. Los usuarios “estimados” se deben a que muchas personas usan el servicio, pero no pagan, o al menos no de forma total por este.

En este contexto, el analista de Citi explicó que, durante el primer trimestre del año, Netflix identificó dos oportunidades para reanudar su crecimiento: reducir el uso compartido de cuentas e introducir publicidad.

“En este momento, Netflix ya no es una acción de crecimiento”, afirmó Bazinet. “Y los inversores de valor no están muy dispuestos a intervenir dada la falta de flujo de caja libre. Para atraer a los inversores de valor, creemos que Netflix necesita reducir la brecha entre el flujo de caja libre y los ingresos netos. Se trata de unos USD 5.000 millones al año”, concluyó.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?