Fiestas

Compras de fin de año: sin precios, insumos faltantes, costo de reposición y gran disparidad atentan contra los presupuestos

No importa el rubro, la cantidad o la modalidad de pago, los presupuestos hoy no se mantienen por más de cinco días y, en algunos casos, solo por 48 horas. Incluso hasta último momento, en muchos lugares no sabían cuánto saldrían las típicas comidas para la Nochebuena del 24.

Diana Chiani
Diana Chiani viernes, 23 de diciembre de 2022 · 13:23 hs
Compras de fin de año: sin precios, insumos faltantes, costo de reposición y gran disparidad atentan contra los presupuestos
Por la inflación, los presupuestos tienen una validez cada vez menor. En ocasiones apenas 48 horas de vigencia. Foto: ALF PONCE MERCADO / MDZ

Por ser un mes de cierre, tal vez diciembre sea una época en que se piden presupuestos para distintas cosas: vacaciones, Fiestas y librería con las listas escolares recién salidas del horno o las necesidades de las empresas en este rubro. Piletas o service para el auto también son algunos de los se mueven mucho a esta altura del año.

Este diciembre, sin embargo, se observa una particularidad a la hora de pedir presupuestos y es que o no hay precios de manera anticipada o los presupuestos que se emiten tienen una validez de entre dos y cinco días. Por otra parte, también existe una gran dispersión en los valores y si algo sale $10 en un lugar, por poner un ejemplo, en otro puede encontrarse a $7 o a $5.

Los referentes del sector comercial y empresario de Mendoza han advertido que, con los actuales niveles de inflación y la escasez generalizada, “no hay precios” ya que nadie sabe cuánto cuestan las cosas. Los mismos consumidores están desorientados y suelen pasar un buen rato frente a las góndolas con la intención de dilucidar si lo que les piden por un producto tiene algún tipo de sentido.

Dudas sobre el costo de reposición

El economista José Vargas, expresó que existe falta de precios debido no sólo a los consabidos niveles de inflación sino también a la imprevisibilidad de a qué costo se podrán reponer los insumos en una suerte de dilema de si primero está el huevo o la gallina. “Esto se agrava al cierre del año debido a que por cuestiones estacionales, tanto diciembre como enero son meses de aumentos”, subrayó el profesional quien, a través de la consultora Evaluecon, realiza mediciones mensuales de precios.

Fuera de micrófono, algunos comerciantes dudan sobre si sus proveedores especulan hasta último momento o con precios o con los faltantes que aducen. Sin embargo, tanto Vargas como algunos empresarios consultados aseguraron que hay dificultad para reponer, así como para saber a qué precio llagará lo nuevo.

La escasez de la oferta viene tanto por el lado de la industria nacional, donde no hay perspectivas de ampliar la capacidad instalada y el ingreso a cuentagotas de algunos insumos también hacen de las suyas. “Ante una oferta que está limitada, hay condicionantes para poder saber los valores a los que se va a reponer la mercadería. Como la mayoría se quiere cubrir, esto hace que se trabaje a lo que se denomina precio abierto”, explicó Vargas.

Sumó que esta “falta de precios total” tiene como consecuencia el alto valor al que muchas veces se paga un producto o servicio. Además, se da una gran dispersión de precios por lo que para un mismo tipo de mercadería las diferencias entre un lugar y otro pueden ser abismales. Y esto no sólo tiene relación con determinadas marcas que suelen ser más caras sino también en espacios, servicios o productos que podrían equipararse.

No más de cinco días

El lunes 19 o el martes 20, si uno llamaba a las principales rotiserías de la Ciudad para saber cuánto costaría para el sábado 24 un pollo relleno, un matambre o un arrollado –típicas comidas de las Fiestas- la mayoría no sabía todavía cuál sería el precio. Recién el jueves muchas de ellas fijaron el valor.

Un empresario y referente del rubro que prefirió no dar su nombre, estimó que eso sucede porque hay una suerte de especulación por parte de algunos proveedores. “Los que tenemos algo de espalda hemos comprado la mayoría de las materias primas con tiempo, pero esta semana tanto desde la fiambrería como desde la carnicería que siempre me proveen, me anticiparon que no tenían precio para algunos productos”, explicó.

Agregó que desde ambos lugares adujeron incumplimientos por parte de sus proveedores. El de la fiambrería esperaba un camión, pero le llegó medio y el de la carnicería no sabía si tendría panceta o algunos cortes típicos de carne. “No me ha pasado otros años y la verdad es que no sé si es cierto o solo especulan hasta último momento”, opinó el referente gastronómico.

En otro rubro que ya comienza a ser consultado pese a tener su pico en febrero o marzo es el de las librerías. En este contexto, un comerciante del sector explicó que ya hay faltantes de distintas marcas y productos y, aunque aclaró que son baches solucionables, agregó que la validez de sus presupuestos no es mayor a cinco días.

“A corto plazo el panorama no es el mejor. Falta mercadería y las empresas han acortado mucho sus tiempos de pago en el comienzo de la temporada. Como mucho dan 30 días con cheque y sí grandes descuentos de contado. El tema es que hay que tener el dinero”, expresó el comerciante con años de experiencia en el sector que ya ha comenzado a implementar diversas estrategias para no dejar de vender.

Archivado en