Lo que tenés que saber sobre “el plazo fijo de la bolsa”, el más seguro y rápido del mercado

Lo que tenés que saber sobre “el plazo fijo de la bolsa”, el más seguro y rápido del mercado

Al igual que un plazo fijo, la caución bursátil te permitirá obtener un rendimiento seguro, pero de forma más rápida.

Gonzalo Andrés Castillo

Gonzalo Andrés Castillo

Al hablar de inversiones seguras, lo primero que uno se imagina es un plazo fijo, sin embargo, existe un vehículo financiero muy similar, pero aún más seguro, rápido y rentable: la caución bursátil.

Qué es una caución bursátil

Una caución bursátil es un vehículo financiero que consiste en un préstamo de dinero entre participantes del mercado de capitales. Básicamente, a través de un intermediario, se encuentran una parte que necesita dinero y una que tiene un excedente de dinero.

A simple vista, podría parecer riesgoso prestarle dinero a un desconocido, sin embargo, el rol del mercado de capitales es actuar como contraparte central, por lo que no hay un trato directo entre ambos participantes.

Además, existe un sistema de garantías que, justamente, garantiza el préstamo: el tomador del dinero deberá dejar como garantía ciertos activos que, según su nivel de aforo, le permitirán tomar más o menos dinero, pero nunca podrá pedir más de lo que tiene como garantía, por lo que el incumplimiento es altamente improbable.

Por ejemplo, si la parte que necesita dinero tiene $1.000.000 en acciones que no pretende vender, podrá pedir dinero por, por ejemplo, $800.000. De esta forma, si no cumple, automáticamente se venderá su garantía.

Asimismo, si el activo en garantía es de renta variable, el tomador de dinero deberá reponer el dinero del aforo si el capital disminuye, ya que, de lo contrario, no le sería rentable devolver el préstamo.

Ventajas de la caución

La caución bursátil presenta múltiples ventajas, tanto desde el punto de vista tomador como el del comprador. En primer lugar, quien tome dinero podrá acceder a un préstamo con una tasa de interés muy baja, ya que actualmente ronda el 35% anual.

A su vez, es una buena forma de sacarle un rendimiento extra a los activos que están inmovilizados debido a que pueden aprovecharse para colocarlos en garantía, tomar dinero prestado y ponerlo a trabajar para sacarle un beneficio.

Desde el punto de vista del colocador de dinero, el mismo podrá gozar de una tasa de interés similar, y en algunos casos superior, a la del plazo fijo, pero sin tener que congelar el dinero por, al menos, 30 días, ya que la caución bursátil permite operarse desde 1 hasta 360 días.

Cómo invertir en “el plazo fijo de la bolsa”

Para invertir en este instrumento conocido como “el plazo fijo de la bolsa”, solo basta con abrir una cuenta comitente en una sociedad de bolsa regulada por la Comisión Nacional de Valores, proceso que normalmente es gratuito y no lleva más de cinco minutos, depositar los fondos deseados desde una cuenta bancaria del mismo titular y simplemente colocar el dinero líquido disponible.

Por otro lado, si el objetivo es acceder a un préstamo, lo recomendable es contactarse con el asesor financiero designado para conocer exactamente cuál será el capital que hay que dejar como garantía.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?