Argentina pagará al FMI vencimiento en septiembre, ¿y después?

Argentina pagará al FMI vencimiento en septiembre, ¿y después?

Martín Guzmán aseguró a técnicos del FMI que el país girará al FMI en septiembre poco más de u$s 1.800 millones por un vencimiento. Será gracias al refuerzo de reservas que el país recibirá del FMI, como parte de una ayuda del organismo a todos sus miembros. Incertidumbre para diciembre.

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

El ministro Martín Guzmán garantizó el pago del próximo vencimiento de deuda con el FMI en septiembre por poco más de u$s 1.800 millones. Fue en los encuentros que mantuvo en Venecia con los técnicos del organismo internacional y la propia Kristalina Georgieva, la directora gerente. Ese pago se hará gracias a que a fines de agosto, el Fondo repartirá a todos sus países miembros, el equivalente a u$s 650 mil millones, para reforzar las reservas de y así hacer frente a las mayores erogaciones que surgieron en todo el planeta por la pandemia.

Así es que fortuitamente, la Argentina contará con fondos para hacer frente a ese vencimiento. El mecanismo de pago será muy simple: la Argentina recibirá un equivalente a u$s 4.600 millones por la emisión de DEG (Derechos Especiales de Giro, el activo de reserva del FMI), que pasarán a formar parte de las reservas. Para no mostrar que se utilizan esos DEG para repagar al FMI, se usarán los dólares de las reservas del BCRA mientras que los DEG recibidos estarán intocables, por ahora, en los activos del Central.

Pero, ¿qué pasará con los vencimientos que siguen en el FMI? La sensación en el Palacio de Hacienda es que para el siguiente vencimiento, otros u$s 1.800 millones, el acuerdo con el FMI estará ya encaminado. Así lo aseguraron a MDZ Online fuentes del Ministerio. Esa visión aparenta ser muy optimista habida cuenta de la situación de la macroeconomía doméstica, con desequilibrios por doquier, tanto fiscales como monetarios. Ya en 2022 los vencimientos trepan arriba de los u$s 20 mil millones lo que hace inevitable la llegada de un acuerdo para evitar un default con el organismo. Una señal de racionalidad al menos fue la declaración reciente del ministro Guzmán al diario El Cronista, en el sentido de que un default con el FMI “traería una situación desestabilizante”.

Sé es consciente al menos en el Ministerio de Economía del peligro de enfrentar e incorporar un nuevo default a la colección argentina de incumplimientos.

Pero el pensamiento de Martín Guzmán puede no ser el pensamiento del kirchnerismo duro en ese sentido. El bloque del PJ en el Senado y varios referentes K exigieron que esa ayuda que llega del FMI bajo la forma de emisión de DEG a los países miembros se aplica a aumentar el gasto público. En medio de la campaña por las elecciones de medio término, ese monto o maná del cielo que le cae al gobierno es muy apetecible.

Por ello es que después de las elecciones, habrá mucho ruido no sólo en lo político sino en lo económico con muchos frentes abiertos sin resolver y que no resisten más demora en su resolución. Algunas de las promesas de Guzmán son poco reales. Por ejemplo, la creación de un nuevo fondo de financiamiento para países dentro de la estructura del FMI con los DEG que reciben las naciones más ricas. Ese nuevo fondo demorará tiempo en crearse y la intención es que beneficie a los países más pobres del planeta.

Argentina, miembro del G20, difícilmente califique para el mismo, más allá del tiempo que demore su instauración. Tiempos difíciles se avecinan en definitiva tras las elecciones del 14 de noviembre, aunque en realidad es un clásico de toda elección en el país. Las buenas medidas se toman antes, las malas, después de los comicios.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?