Europa podría tener su "criptomoneda" propia

Europa podría tener su "criptomoneda" propia

El Banco Central Europeo explicó que el activo se utilizaría para combatir a las cientos de criptomonedas que existen actualmente.

Inversor Global

Inversor Global

Recientemente, a través del informe anual del Banco Central Europeo, titulado "El papel internacional del euro", los especialistas en economía Massimo Ferrari y Arnaud Mehl expresaron su preocupación por el incremento de las criptomonedas dirigidas por “gigantes tecnológicos extranjeros” no identificados.

“Una de las preocupaciones podría ser una situación en la que los pagos nacionales y transfronterizos estén dominados por proveedores no nacionales, incluidos los gigantes tecnológicos extranjeros que podrían ofrecer monedas artificiales en el futuro”, detallaron los economistas.

Esto no solo podría amenazar la estabilidad del sistema financiero, sino que tanto los particulares como los comerciantes serían vulnerables a un pequeño número de proveedores dominantes con fuerte poder de mercado”, añadieron.

En vista de esta situación, la entidad a cargo de Christine Lagarde comenzó a analizar la posibilidad de crear una moneda digital del Banco Central (CBDC, por sus siglas en inglés) para contrarrestar el impulso que están teniendo los activos de las grandes corporaciones privadas.

Una CBDC podría facilitar la digitalización de los intercambios de información en los pagos a través de las facturas electrónicas, los recibos electrónicos, la identidad electrónica y la firma electrónica, lo que les permitiría a los intermediarios ofrecer servicios con mayor valor añadido y contenido tecnológico a menor coste”, expresaron.

De acuerdo a la información expuesta en el reporte, la expansión de un posible euro digital puede ser necesaria para que las infraestructuras de pago transfronterizas mejoren, eliminando el alto consumo de criptomonedas no reguladas. “Los bajos costes de transacción y los efectos de agrupación podrían aumentar su atractivo para la facturación de transacciones transfronterizas, tanto como medio de pago como unidad para liquidar transacciones corrientes”, indicaron los analistas del Banco Central Europeo.

Para finalizar, detallaron que, de existir una moneda digital creada por la entidad bancaria, no debería contar con la cualidad de un anonimato tan alto ya que se debería poder identificar el uso indebido de los fondos para prevenir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?