Cómo invertir tu sueldo en ingresos pasivos

Cómo invertir tu sueldo en ingresos pasivos

Como inversor tienes la posibilidad de emplear tu ingenio para producir más dinero trabajando menos horas que en un empleo común. La clave está en enfocarte en generar un tipo de ingreso particular.

Inversor Global

Inversor Global

Por Robert Kiyosaki

Cuanto menos tengas que involucrarte físicamente en tu trabajo, mayores serán tus posibilidades de lograr libertad financiera. Con esto no quiero decir que trabajar arduamente esté mal. Estoy sugiriendo que, en este momento, todos debemos aprender a ganar dinero usando nuestra inteligencia, no solo con esfuerzos físicos.

Tipos de ingresos que perciben los millonarios

Aquellos que ganan más dinero trabajan menos horas al día. Trabajan menos porque trabajan por ingresos pasivos e ingresos de cartera, en lugar de ingresos ordinarios como los que se consiguen en un empleo. Y como puede que ya sepas, un verdadero inversor convierte sus ingresos ordinarios en ingresos pasivos y de cartera. Existen dos tipos de inversores: el inversor activo y el pasivo.

Los inversores pasivos son aquellos que destinan su capital a fondos mutuos o fondos de retiro, sobre los que no tienen mucho control o poder de decisión. Estos inversores son los que se ven más afectados cuando el mercado entra en crisis.

Por otro lado, los inversores activos son personas que se preparan y se ubican (o están en camino a ubicarse) en el lado derecho del cuadrante del flujo de dinero, junto a los inversores y empresarios exitosos. Estos se exponen a un bajo nivel de riesgo con sus operaciones y entienden las verdaderas ventajas que ofrece el mercado. Ese tipo de inversor recibe un ingreso de dinero constante de sus activos, sin importar lo que suceda en los mercados.

Una razón de peso por la que la brecha entre ricos, pobres y clase media se hace cada vez mayor está vinculada a los tres tipos de ingresos que existen: ordinarios, de cartera y pasivos.

La brecha crece porque las escuelas enseñan a los estudiantes a trabajar, ahorrar e invertir para obtener ingresos ordinarios, mientras que los ricos se enfocan en los ingresos pasivos y los ingresos de cartera.

Esa es la diferencia fundamental entre los ricos y la clase media. La clase media pierde mucho dinero en impuestos, porque sus ingresos provienen de los servicios que brindan en lugar de generar ingresos pasivos con inversiones. Además, gastan su dinero en pasivos (como casas) en lugar de activos que producen un flujo de dinero.

Ingresos ordinarios

El ingreso ordinario generalmente se deriva de un trabajo o de alguna forma de trabajo y es el que conlleva la carga impositiva más alta de los tres tipos de ingresos. Cuando aconsejas o animas a una persona a que “consiga un trabajo”, esa persona comienza a pensar como un empleado y a trabajar para obtener ingresos ordinarios.

Cuando una persona dice: “Sigue estudiando y lleva tu carrera al siguiente nivel”, eso también se traduce, eventualmente, en trabajar por un ingreso ordinario. Cuando una persona le aconseja a alguien que “ahorre dinero”, también le está llevando a pagar más impuestos. Cuando una persona le aconseja a otra “ahorrar colocando dinero en un fondo de retiro”, las ramificaciones a largo plazo de esto equivalen a ingresos ordinarios.

Ingresos de cartera

Los ingresos de cartera generalmente se derivan de activos en papel como acciones, bonos y fondos mutuos. Los ingresos de cartera son, por mucho, la forma más popular de ingresos provenientes de las inversiones, simplemente porque los activos en papel son más fáciles de administrar y mantener.

Los ingresos de cartera también se denominan ganancias de capital. Una ganancia de capital ocurre cuando compras un activo a un precio más bajo del que terminas vendiéndolo. Por ejemplo, compras una acción por USD 10 y la vendes por USD 16. Tu ganancia de capital de es de USD 6 por acción. Esos USD 6 son ingresos de cartera.

Lo mismo ocurre cuando compras una propiedad cuando el mercado inmobiliario está a la baja y luego esperas hasta que aumente de valor para venderla. Comprar y vender bienes raíces para obtener una ganancia es el mismo principio que aplicas a las acciones: compras barato y vendes caro.

Ingresos pasivos

Los ingresos pasivos generalmente se obtienen de activos como bienes raíces, pero también pueden derivarse de regalías, de patentes o acuerdos de licencia e incluso del mercado de valores. Los ingresos pasivos son el flujo de dinero que se genera a partir de una inversión. Es el dinero producido por un activo.

En el sector inmobiliario, los ingresos pasivos se obtienen en la forma de ingresos por alquiler o rentas. Por ejemplo, si compro una propiedad de USD 100.000 y mi ingreso neto mensual por alquiler de esa propiedad es de USD 1.000 al mes, esos USD 1.000 son ingresos pasivos.

Para alcanzar tu libertad financiera, debes aprender a convertir tus ingresos ordinarios en ingresos pasivos y de cartera. Así, tu dinero comenzará a trabajar por ti.

 

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?