Ahorrar vs. invertir: ¿qué conviene?

Ahorrar vs. invertir: ¿qué conviene?

Ambas actividades se relacionan con el dinero y el capital, sin embargo, ¿cuáles son sus diferencias?

Inversor Global

Inversor Global

Al hablar de finanzas suelen nombrarse dos términos fundamentales: ahorro e inversión. Aunque muchas personas creen que son sinónimos, lo cierto es que presentan claras diferencias y se recomiendan para diferentes situaciones.

Qué es el ahorro

En simples palabras, el ahorro es la acumulación de dinero que no se utiliza y que se pretende utilizar en un futuro. Tan simple como eso. Lo complejo, sin embargo, es lograr crear un hábito de ahorro que ayude a mejorar las finanzas personales en tiempos posteriores.

Existen numerosos métodos de ahorro que sirven para que las personas logren guardar algo de dinero y así crear un “colchón financiero”. Mientras que algunos se centran en la división de los ingresos, otros optan por el guardado físico de los billetes.

Cuándo ahorrar

Si bien se recomienda tratar de ahorrar siempre, es una actividad indispensable cuando no se cuenta con dicho “colchón” de dinero. Aunque muchos especialistas recomiendan tener, al menos, seis meses de gastos fijos cubiertos, incluyendo el aumento de los mismos por la inflación, la realidad es que se debería contar con un capital suficiente como para subsistir un año entero.

Evidentemente, si la fuente de ingresos se corta, hay que conseguir alguna forma de potenciar los ahorros para volver a obtener dinero de manera frecuente, y ahí es donde la inversión cumple un papel sumamente importante.

Qué es la inversión

Básicamente, la inversión hace referencia a la tarea de colocar un determinado monto de dinero en un cierto bien o conjunto de bienes que permitan obtener un beneficio, en este caso económico, en el futuro.

Por ejemplo, mientras que guardar $100 sería ahorrar; colocar $100 en un activo con la esperanza de que más adelante valga, por ejemplo, $110 es invertir.

Cuándo invertir

Al igual que con el ahorro, habría que tratar de invertir en todo momento, sin embargo, es especialmente importante cuando no se cuenta con una fuente de ingresos o se sabe que tarde o temprano se cortara, ya sea por el retiro por un despido, entre otros motivos.

En este caso, hay que tomar una parte de los ahorros y con ella armar una cartera de inversión diversificada compuesta por varios instrumentos financieros que se adapten a las necesidades y el perfil del inversor.

Ahorrar vs. invertir

Ahora bien, conociendo qué es exactamente ahorrar e invertir, hay que saber que no se trata de dos actividades que se oponen, sino que se complementan: sin ahorros, no habría inversión; sin inversión, no habría ahorros.

Debido a esto, se recomienda aprender a colocar una parte de los ingresos tanto en ahorros como en inversiones. Una de las técnicas más recomendables para hacerlo eficazmente es mediante el método del 50%.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?