Las Crónicas del Lunes: la sombra del default y la verdad sobre los salarios

Las Crónicas del Lunes: la sombra del default y la verdad sobre los salarios

Tiempo de descuento con el Club de París. Facilidades de la AFIP. Tres años de pérdidas salariales.

Carlos Burgueño

Carlos Burgueño

Club de París, corre el reloj

Argentina no cumplirá con el pago de unos U$S 2.400 millones con el Club de París, y comenzará oficialmente hoy el tiempo de descuento para que el país ingrese, nuevamente, en default total con el organismo financiero. Y como los acreedores nucleados en ese ámbito son la mayoría de los estados desarrollados, el gobierno de Alberto Fernández comenzará el tiempo de descuento de 90 días para no caer en situación de impago con dinero que se le debe a gran parte de los países del G-7. Las partes no quieren llegar a esta situación, y buscarán que en los próximos 60 días de plazo que otorga el Club de París para cumplir con los vencimientos; la aplicación de un "Puente de Tiempo" por dos o tres meses, lapso en el cual Argentina tiene que avanzar en la apertura de sus fronteras macroeconómicas para una misión del FMI que llegaría al país en junio. Sólo con la presencia de los técnicos del Fondo en el país fiscalizando las cuentas nacionales con las atribuciones que le otorga el artículo IV, el Club de París avalaría el "waiver" temporal.

Los 60 días extras con que cuenta Argentina desde hoy (día del vencimiento), están dentro de la Carta de Intención, que en su momento se firmó con el Club de París y sólo puede ser alterada (y suspendida) si alguno de los acreedores fuertes que tiene el país en ese ámbito denuncia a la Argentina, reclama el pago y dicta directamente el default. Suponen desde Buenos Aires que mientras Alberto Fernández, Martín Guzmán y el resto de los acreedores muestren buena fe y actitud negociadora para llegar a un acuerdo con el FMI y aceptar la misión, desde el Club ninguno de sus miembros se levantará de la mesa de discusiones. “Menos en pandemia”, especulan desde la Argentina. Hay un dato a tener en cuenta. Los acreedores del Club de París, son los mismos que los miembros con mayor poder de voto que el board del FMI. Y mientras vean que hay conversaciones y espíritu de acuerdo no se declararía el default. Para esto, afirman desde la Casa Rosada y Hacienda, la clave será sostener un diálogo siempre constructivo y mantener a Georgieva y al director gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, entre los convencidos de la buena fe local.

El problema es que la espera, manteniendo el default, hace que el riesgo-país se sostenga no menos de 200/300 puntos por arriba de los niveles actuales, con récords por encima de los 1,500 puntos. De sostenerse el saldo impago hasta julio, cualquier crédito, tanto público como privado, permanecerá cómodamente en los dos dígitos en dólares, un nivel impagable para la Argentina. Esto además del castigo diario que se sostiene de manera firme sobre los títulos públicos que ingresaron en el canje de deuda del año pasado.

La situación irregular que el país sostiene con el Club desde el viernes 5 de junio de 2020, es un caso inédito (por lo negativo) en la breve historia moderna del país con la entidad y luego de haber dejado de pagar los compromisos en 2001 tras la declaración de default generalizado de Adolfo Rodríguez Saá del 22 de diciembre de ese año.

AFIP extiende beneficios

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) decidió suspender hasta el 31 de agosto, inclusive, la iniciación de juicios de ejecución fiscal y la traba de medidas cautelares. La extensión de los beneficios alcanza exclusivamente a las micro y pequeñas empresas, así como a aquellos contribuyentes que desarrollan actividades afectadas en forma crítica. La disposición se tomó a partir de la Resolución General 5000, con la cual el organismo que maneja Mercedes Marcó del Pont sólo mantiene habilitada la posibilidad de realizar ejecuciones fiscales y solicitar medidas cautelares sobre las personas alcanzadas por el Aporte solidario y extraordinario que no cumplieron con sus obligaciones. La normativa también contempla la posibilidad de avanzar con reclamos referidos al Impuesto sobre los Bienes Personales. Por ahora es el beneficio sostenido más importante aplicado desde la AFIP desde que comenzaron las restricciones duras vinculadas con la Pandemia, desde marzo del año pasado.

Salarios 2018- 2021: todos perdieron

En tiempos de inicio de negociaciones fuertes de paritarias, y con un incremento promedio negociado de un alza interanual de 35% más cláusula gatillo para los sueldos del sector privado; es buen momento para analizar la evolución de la variable salarial. Según el último informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), el indicador continúa deteriorándose, e inicia el proceso de negociación 2021 con margen de caída. IARAF menciona que en marzo pasado, el IPC nacional tuvo un crecimiento interanual del 43%, mientras que los salarios del sector privado registrado y del sector público (nacional y subnacional) crecieron 32% interanual. Por su parte, los salarios del sector privado no registrado (informales) crecieron 37% interanual . En el último trienio la inflación promedio anual fue del 48%, alcanzando su máxima variación interanual en mayo de 2019 (57%). Según el IARAF, el sector que mayor poder adquisitivo perdió en los últimos tres años es el privado no registrado (trabajadores informales), con una pérdida de 18,9% de su capacidad de consumo.

La consultora explica que "este resultado se lo puede interpretar de la siguiente manera: un trabajador informal que tiene ahora (marzo 2021) un ingreso mensual de $30.000 debería recibir una compensación por única vez de $204.000 para recuperar el consumo perdido en los últimos tres años". Luego de los privados informales, lo que mayor poder adquisitivo perdieron en los últimos tres años fue el público, con una baja de 13%; seguido de los privados con una baja de 10,3%. En definitiva, la diferencia entre los privados informales y registrados y los empleados públicos, es quién perdió más y quién menos. Habrá que esperar la mejora en el peso del impuesto a las Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia que cobran hasta 150.000 pesos mensuales, para calcular si mejora la relación entre inflación y poder adquisitivo de los salarios; lo que, como ya está confirmado, sucederá desde la liquidación de los sueldos de junio que la mayoría de los empleados públicos y privados percibe en julio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?