Cómo ahorrar dinero estando en pareja

Cómo ahorrar dinero estando en pareja

Al momento de establecer una relación, es importante no descuidar las finanzas para mantener una decente capacidad de ahorro.

Inversor Global

Inversor Global

Ponerse en pareja no solo conlleva una serie de responsabilidades sociales y personales, sino también económicas. Para no perder demasiado dinero, hay que seguir una serie de consejos de ahorro.

Dividir gastos

Es importante aprender a dividir los gastos estando en pareja. Ya sea una cena o una salida con amigos, la compra de un producto o simplemente los gastos diarios. En cualquier caso, hay que utilizar el capital conjunto para no gastar de más.

Comprar inteligentemente

A su vez, hay que comprar de manera inteligente. Esto significa que hay que estar atentos a las ofertas y los descuentos, investigar en internet antes de realizar una compra que no sea urgente, entre otras costumbres. Lo importante es optimizar de la mejor manera los ingresos para no derrochar dinero y aumentar la capacidad de ahorro.

Reducir servicios

Al estar en pareja, hay gastos en servicios que pueden eliminarse ya que comenzarán a compartirse. El ejemplo más clásico se relaciona con los servicios de streaming: no hace falta tener varias cuentas, sino solo una con diferentes perfiles creados. Lo mismo aplica para suscripciones de salud o educación, entre otras.

Armar un presupuesto

De la misma forma que sucede cuando se está soltero, al tener una relación y convivir con una persona hay que armar un presupuesto correctamente. Tras contemplar una serie de factores, es necesario establecer los gastos futuros y los ingresos, y, en base a ellos, ser completamente disciplinados.

Crear un fondo de emergencia

Por último, para ahorrar dinero estando en pareja, es extremadamente recomendable crear un fondo de emergencia que servirá para circunstancias eventuales como puede ser un gasto importante de salud o la supervivencia debido a la pérdida de ingresos.

Para hacerlo, hay que separar una parte de los ingresos mensuales y, tras convertirlos a una moneda dura que no pierda valor rápidamente, colocarlos en una cuenta bancaria externa. De esta forma, no existirá la tentación de utilizar dicho dinero para gastos cotidianos.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?