Hidrovía: prorrogan concesión; se firmó acuerdo con la OCDE para licitación

Hidrovía: prorrogan concesión; se firmó acuerdo con la OCDE para licitación

A fin de mes vence el contrato por el dragado y balizamiento de la autopista fluvial. El 75% de las exportaciones argentinas pasa por la Hidrovía Paraná-Paraguay. La semana pasada el ministro Meoni acordó con la OCDE la colaboración en la licitación. Los intereses en danza.

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

El gobierno prorrogará la concesión de la Hidrovía Paraná-Paraguay que vence a fin de mes mientras avanza en la licitación de esta autopista fluvial por la que fluyen el 75% de las exportaciones argentinas. Pasó casi desapercibida la semana pasada un dato clave en medio de las pujas existentes por esta operación: el ministro de Transporte de la Nación Mario Meoni, firmó un acuerdo de cooperación con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para el acompañamiento de la próxima licitación. Busca garantizar un proceso de transparencia.

La historia de este corredor natural de transporte fluvial es tan extensa como sus más de 3.400 kilómetros de largo. En 1987, en Santa Cruz de la Sierra, los cancilleres de los países de la Cuenca del Plata declararon de interés prioritario el desarrollo del sistema Paraguay-Paraná y en 1988 en Campo Grande, Brasil tuvo lugar el “Primer Encuentro Internacional para el Desarrollo de la Hidrovía Paraná-Paraguay”. Durante el gobierno de Carlos Menem, en 1995, se otorgó la concesión del mantenimiento de esta red fluvial para lo cual es clave contar con empresas de tecnología de dragado para que pueda ser utilizada por buques de gran calado. Los ganadores fueron la empresa belga Jan de Nul y Emepa del empresario Gabriel Romero, entonces vinculado a Raúl Alfonsín. La primera de ellas trabajó en obras como la del Canal de Suez y el nuevo Canal de Panamá. Pero la segunda, está ahora más complicada. Romero declaró como arrepentido en una causa ante el juez Bonadío por haber pagado u$s 600.000 para obtener la firma de un decreto presidencial durante la gestión de Cristina Kirchner. Jan de Nul y Emepa están virtualmente separados en la actualidad.

Uno de los interrogantes existentes hoy es si en la prórroga de la concesión que se hará en las próximas horas se separarán las funciones de dragado de las de balizamiento. La realidad es que la primera de ellas requiere una alta tecnología mientras que la segunda, puede ser ejecutada por diferentes actores, incluso del sector público. Por lo pronto, quedó abandonada la idea planteada dentro del kirchnerismo extremo de que se estatice toda la operatoria, algo que el propio Alberto Fernández descartó la semana pasada por lo complejo de la operación y la falta de tecnología. Meoni aseguró la semana pasada al momento de la firma del acuerdo con la OCDE que el mismo permite avanzar “con la tranquilidad de tener un proceso importante de transparencia y de normativas aplicadas, de una licitación que es seguramente de las más trascendentales que vamos a tener en nuestro país, no sólo por lo que significa la obra de dragado y de balizamiento del río Paraná – Paraguay sino también por el desarrollo estratégico que representa para la Argentina”.

La cooperación entre el Ministerio de Transporte y la OCDE se desarrollará en dos fases. Durante la primera, se analizará la gobernanza de la próxima licitación de la Hidrovía Paraguay-Paraná, “incluyendo las instituciones, procesos y reglas aplicables a la contratación de obras y la concesión de la Hidrovía, así como las medidas para promover la integridad, la transparencia y la rendición de cuentas durante la ejecución de la infraestructura” según reza el comunicado oficial. Luego la OCDE desarrollará una guía para apoyar al Ministerio de Transporte en el análisis de riesgos derivados de la contratación de obra pública.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?