Mejoró la balanza de pagos, pero se fugaron más dólares en 2020

Mejoró la balanza de pagos, pero se fugaron más dólares en 2020

Aunque la Balanza de Pagos de la Argentina cerró el año pasado con un superávit de casi US$ 3.000 millones, los argentinos sacaron casi US$ 5.000 millones más del circuito bancario nacional mediante desvíos al exterior o compra de dólares.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Aunque la Balanza de Pagos de la Argentina cerró el año pasado con un superávit de casi US$ 3.000 millones, los argentinos sacaron casi US$ 5.000 millones más del circuito bancario nacional mediante desvíos al exterior o compra de dólares, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El resultado de la Balanza de Pagos, un estado contable en el que analiza los movimientos de los bienes, servicios y del sector financiero con el exterior, culminó en 2020 con un superávit de US$ 2.985 millones, con lo que se revirtió el déficit de US$ 3.997 millones alcanzado en 2019, debido principalmente al default técnico y el posterior refinanciamiento de la deuda logrado por el Gobierno que permitió evitar el pago de intereses.

En ese marco, la deuda externa bruta alcanzó a finales del año pasado a US$ 271.505 millones, por debajo de los US$ 277.648 millones del cierre del 2019, añadió el organismo citado por la agencia de noticias Télam.

Por el contrario, la Posición de Inversión Internacional, es decir, el dinero que los argentinos tienen en el exterior o en dólares, pero fuera del circuito bancario, alcanzó el año pasado los US$ 122.482 millones, un aumento de US$ 4.903 millones respecto al cierre del 2019, cuando se contabilizaron US$ 117.579 millones retirados.

El crecimiento de la fuga de dólares llevó a que el ministro de Economía, Martín Guzmán, asegurara a principio de marzo que con las regulaciones cambiarias y las restricciones de salidas de divisas “el objetivo es evitar que haya movimientos de capitales que entran a tener retornos de corto plazo, especulativos, que no buscan meterse en la economía real de una forma más permanente”.

Hasta no alcanzar una estabilidad económica y financiera “no va a haber alternativa a mantener los controles de capitales por un tiempo", añadió. De todos modos, Guzmán insistió en que se trata de "un esquema transitorio, más bien defensivo", y lo atribuyó a "la situación en la cual se dejó a la economía argentina durante los 4 años previos, en los que hubo una entrada de capitales especulativos muy fuerte”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?