Autos: el "sobreprecio" que se paga por el cupo importador

Autos: el "sobreprecio" que se paga por el cupo importador

Es la consecuencia del endurecimiento de las restricciones a la importación de 0 km que dispuso el Gobierno, la falta de unidades y la demanda que se sostiene por la amplia brecha cambiaria.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

El lunes último, el Gobierno hizo saber el cupo de dólares que tendrán disponibles para ingresar vehículos en lo que resta del 2020 a los importadores de marcas no radicadas. Se trata de aproximadamente el 50% de las divisas solicitadas por las empresas para cubrir la demanda entre septiembre y diciembre. Consecuencia: en el mercado local habrá menos oferta (para las ventas en el país) de 0 km importados y por ende, estos saldrán más caro.

Así lo informó ambito.com hace unos días y lo que sucede es que ante escenario, las concesionarias deciden  qué valor tendrán los importados que comercializan, pero se reduce en esta simple fórmula: si sobran autos hay descuentos, a costa de su rentabilidad; por el contrario, cuando faltan vehículos -por su alta demanda-  se  aplican recargos. Y es lo que está pasando con los importados:

Si el distribuidor me entrega diez autos, tengo demanda para treinta o cuarenta. Eso hace que el precio de lista, que es un valor orientativo, no se pueda sostener. Se vende al mejor postor”, señaló ambito.com citando como fuente una concesionaria de marca premium.

Pese a la necesidad de cuidar las Reservas del Banco Central, que en definitiva sostienen el valor de la moneda argentina, también hay en el  Gobierno una posición política de bajar la oferta de importados. Por otra parte, persisten las dudas con los fondos para vehículos que están llegando en barco o en etapa de producción, con pedidos previos a este recorte. Inclusive, en algunos casos, si los dólares que a valor oficial entrega el Banco Central a importadores son insuficientes, éstos deberán recurrir a otros mercados con el aumento lógico del costo.

Y eso explica el por qué del sobreprecio:  ya que es la forma que tienen de cubrirse las concesionarias en caso de que necesiten reponer vehículos que demanda el mercado para la venta, sabiendo que no lo podrán hacer al valor oficial de la moneda estadounidense. En este sentido, según fuentes consultadas por ambito.com, tanta es la demanda que un importador admitió que ya hay compradores para las unidades que tiene paradas en el puerto y las que están llegando.

“Se podría decir que los dueños las pueden bajar directamente de los barcos”, comentó con ironía.

Por eso, ante la falta de vehículos, sumado a una demanda sostenida por la amplia brecha cambiaria, es que abundan sobreprecios que, en algunos casos, superan el 30% por encima del valor de lista.

Fuentes consultadas: Ambito y SIOMAA

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?