Más dudas que certezas sobre el retorno de los vuelos en octubre

Más dudas que certezas sobre el retorno de los vuelos en octubre

Con la promesa de reanudar operaciones a partir del 1° de octubre, las empresas aéreas aún tienen dudas sobre la materialización de esa proyección, ya que el gobierno nacional aún no genera las garantías necesarias ni expresa precisiones concretas.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Con la promesa de reanudar operaciones a partir del 1° de octubre, las empresas aéreas aún tienen dudas sobre la materialización de esa proyección, ya que el gobierno nacional aún no genera las garantías necesarias ni expresa precisiones concretas sobre cuándo podrá restablecerse la circulación en el territorio nacional y la reapertura de las fronteras.

"Trabajamos para que los vuelos regresen en octubre", dijo Paola Tamburelli, titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), en el foro virtual “Recuperación y sustentabilidad de la industria aérea” organizado por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), aunque advirtió que la decisión está sujeta a la aprobación de las autoridades sanitarias y de “las máximas autoridades del Poder Ejecutivo, que evaluarán la evolución de la pandemia”.

A su vez, señaló que esa decisión también está superditada a lo que expresen las autoridades provinciales. “Lo mismo internacionalmente; las decisiones de cada Estado permitirán decidir a qué países se podrá volar y a cuáles no”, indicó la funcionaria citada por el diario Clarín, y señaló que con la aplicación de los protocolos, “esperamos estar en condiciones de anunciar muy pronto la reactivación (de los vuelos), que para nosotros es una prioridad”.

Más allá de las intenciones de la ANAC, lo cierto es que la reactivación de los vuelos en octubre parece más una posibilidad que una certeza. De todos modos, las aerolíneas se están preparando para un eventual regreso con la puesta en marcha de protocolos sanitarios y las proyecciones de ventas.

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, se manifestó optimista: “Vemos mucho entusiasmo e ilusión de la gente de poder volver a volar”, dijo, y destacó que las ventas del último Hot Sale “más que duplicaron la mejor expectativa que teníamos. Creemos que hay una demanda muy fuerte contenida, y en cuanto se puedan reanudar los vuelos y la actividad turística, vamos a ver un aumento importante de la actividad”.

Ceriani destacó que el 80% de esas ventas fue para destinos domésticos, que “es claramente lo primero que se va a reactivar”. En segundo lugar vendrán los vuelos regionales, y por último, los internacionales. Señaló también que aunque el 26% de lo vendido fue para volar este año, el 54% correspondió al verano, la temporada alta, por lo que “creemos que (para esa época) veremos un resurgimiento de la demanda, sobre todo en cabotaje”.

Por su parte, Gonzalo Pérez Corral, gerente general de la low cost Jetsmart Argentina, confirmó que la empresa está lista para retomar la actividad. “Se desarrolló un protocolo de bioseguridad según recomendaciones emitidas por autoridades internacionales, y establecimos un acuerdo de cooperación con Cruz Roja para brindar información y crear conciencia".

Dicho protocolo se aplica en tres etapas, empezando en los aeropuertos: “Pedimos a los pasajeros que ya lleguen con el boarding impreso y la declaración de salud de la autoridad aeronáutica, instalamos dispensers para desinfección, mantenemos la distancia entre personas, además de medir la temperatura de los pasajeros, e incrementamos los tiempos entre vuelos, para lograr un embarque más ordenado y un retiro de equipaje muy cuidadoso”.

Respecto de los aviones, destacó que se desinfectan diariamente y se usan además pistolas electrostáticas sanitizantes. Además, todos los tripulantes utilizan los elementos de protección como guantes y barbijos, se minimizó la venta a bordo y se desarrolló un menú digital con código QR para que los pasajeros puedan hacer su pedido por el celular, de modo de reducir la interacción con la tripulación.

De todos modos, una de las preocupaciones de JetSmart recae sobre la indefinición en torno a si el aeropuerto de El Palomar seguirá operando: “Se necesitan reglas claras y mayor previsibilidad; por ejemplo, saber desde qué aeropuerto vamos a operar. Es necesario generar confianza en los pasajeros y en los inversores”.

Lo mismo advirtió el CEO de Flybondi, Mauricio Sana: “Un generador adicional de incertidumbre es la situación de El Palomar; la gente no sabe (si comprar pasajes o no) porque duda de que las low cost puedan seguir”. Sin embargo, destacó que el de Flybondi es “un plan a largo plazo, buscamos generar la confianza de que se pueden seguir comprando los tickets en Flybondi y comunicar que El Palomar seguirá operando”.

De cualquier forma, Sana destacó que en 2019 uno de cada cinco pasajeros eligió volar en empresas low cost, y que Flybondi en particular registraba una ocupación promedio del 90%, por lo que ahora se ha trabajado seriamente y se están adecuando todos los protocolos ya finalizados.

Por otra parte, algunas líneas aéreas internacionales también preparan su regreso a la Argentina. Luis Monreal, gerente general del Grupo Lufthansa para el Cono Sur, señaló que “esta es la mayor crisis en la historia de la aviación, por lo que habrá que ver cómo será la evolución y cómo definir y escalar la recuperación (de los vuelos)”. El objetivo del Grupo Lufthansa, dijo, es tener el 60% de los destinos cubiertos a nivel mundial para comienzos del próximo año, y la intención es “volver a Buenos Aires con tres frecuencias semanales de Lufthansa y una de Edelweiss hacia finales de octubre”. Aunque aclaró que el plan dependerá “de que se den las circunstancias”.

Como perspectivas a futuro, se manifestó optimista con las posibilidad turísticas que ofrece el país: “Argentina tiene una gran oportunidad en el turismo, porque ofrece grandes espacios, espacios naturales, la posibilidad huir de las grandes urbes, aunque esa oferta tiene que ir acompañada de conectividad e infraestructura”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?