La estrategia del Gobierno para "controlar" los dólares paralelos

La estrategia del Gobierno para "controlar" los dólares paralelos

El plan consiste en atacar a las cotizaciones a través de cinco flancos distintos, tal como viene ocurriendo en las últimas semanas.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

Desde el récord de $195 para la venta alcanzado el pasado 23 de octubre, el dólar blue bajó 38 pesos (19,5%) mientras que la brecha con el mayorista bajó desde el 150% a por debajo del 100%.

La crisis cambiaria no ha sido solucionada: el Banco Central sigue perdiendo reservas mientras que la salida de depósitos no se frena. Sin embargo, el Gobierno ganó algo de tiempo y profundizará su estrategia para seguir acortando la brecha.

Según consigna Infobae, la estrategia del ministro de Economía, Martín Guzmán, y del presidente del Banco Central, Miguel Pesce, ha consistido en atacar las distintas cotizaciones del dólar a través de cinco frentes distintos.

1) Colocación de bonos 

Una oferta atractiva para invertir en pesos a través de títulos públicos de corto plazo brindó a los inversores una opción por fuera del dólar, que en sus variantes bursátiles ya acumula un alza de 100% en 2020. La demanda por instrumentos dólar linked ha ido creciendo en el último tiempo y el Gobierno busca satisfacer esa demanda.

2) Tasas más competitivas 

En la semana el Ministerio de Economía licitó dos Letras de corto plazo vinculadas a la tasa de Pases Pasivos a 7 días, que subió en octubre al 34,5% anual. Estos títulos rinden tasas nominales anuales en un rango de 37,5 a 37,7 por ciento.

3) Intervención indirecta 

Como son segmentos del mercado ajenos al control de cambios, el Gobierno no puede intervenir en forma directa con ventas o compras de divisas para regular los precios, como sí hace el BCRA en el mercado mayorista. Pero puede actuar de forma indirecta.

La venta de bonos en cartera de entes públicos baja artificialmente los precios las paridades del contado con liquidación y el MEP, que resultan de dividir el valor en pesos por el valor en dólares de un mismo activo financiero.

4) Menos asistencia del BCRA al Tesoro

El Gobierno buscará financiarse por sí mismo para afrontar el déficit fiscal y reducirá los giros que recibe del BCRA, que en los hechos implican una creciente emisión de pesos sin respaldo. Una vez efectuado el gasto corriente, esta liquidez se traslada al mercado e incentiva la demanda de bienes, servicios y divisas, con consecuencias inflacionarias y devaluatorias.

5) Operación de futuros 

El BCRA se mostró muy activo en la oferta de contratos de dólar a plazo, para marcar un sendero previsible de devaluación en los próximos meses y consistente con la inflación esperada. De esta manera, buscó desactivar las expectativas de devaluación de corto a mediano plazo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?