El empleo en la construcción apenas se movió en la era Macri

El empleo en la construcción apenas se movió en la era Macri

Según los últimos datos difundidos por el IERIC hay 396.545 trabajadores registrados en el sector. En diciembre de 2015 eran 386.213. A qué tipo de empresas les afectó más y qué pasó en Mendoza. Balance de la era Macri vs la era Cristina.

Mario Simonovich

Mario Simonovich

El mejor momento fue noviembre de 2017, cuando la construcción logró dar empleo a 432.814 argentinos y a 19690 mendocinos. Luego vino la crisis de 2018 (aún inentendible por gran parte de la sociedad) y empezó a caer el empleo en este sector, considerado "motor" de la economía. Y así Macri cierra su gestión con un escenario apenas mejor al que dejó Cristina en 2015. Sin embargo hay que tener en cuenta un dato relevante: Cristina Kirchner arrancó su segunda gestión con más de 438 mil argentinos trabajando en la construcción y cerró su presidencia con más de 386 mil: unos 52 perdieron su trabajo (7,78%).

Según el tamaño de la empresa, en las más pequeñas (hasta 9 trabajadores) entre 2011 y 2015 hubo 907 nuevos trabajadores y entre 2015 y 2019 quedaron afuera 2.994. En empresas que tienen entre 10 y 19 empleados, entre 2011 y 2015 ingresaron 4.530 trabajadores y unos 1.500 perdieron el empleo entre 2015 y 2019. En cambio, el empleo cayó durante los dos gobiernos en las empresas con entre 20 y 49 trabajadores (de 88.742 en 2011 a 77.623 en 2019), como también en las empresas que tienen entre 50 y 100 empleados (entre mil y dos mil trabajadores); y la tendencia se muestra negativa en la era Cristina y favorable en la era Macri en las empresas con 100 a 199 empleados de la construcción (7 mil empleos menos entre 2011 y 2015, y 5 mil empleos más entre 2015 y 2019); en las de 300 a 400 empleados (6 mil empleos perdidos entre 2011 y 2015 y 4 mil más entre 2015 y 2019), y en las de 500 o más trabajadores, con casi 5 mil empleos menos entre 2011 y 2015, y más de 10 empleos nuevos entre 2015 y 2019. Sin embargo no todo es viento a favor en las empresas grandes: En las que tienen entre 200 y 300 trabajadores se crearon unos 5 mil empleos en la era Cristina, contra una caída de 2 mil empleos entre 2015 y 2019. En resumen, en el gobierno de Macri les fue mejor a las constructoras grandes y en los últimos cuatro años de Cristina, a las pequeñas empresas del sector.

En Mendoza, el panorama en ambos gobiernos fue mejor: el empleo en la construcción creció 3,29% entre 2011 y 2015, y 16,7% entre 2015 y 2019. Entre 2011 y 2019 Mendoza sumó 2.863 trabajadores y Argentina perdió 22.011. Los datos son del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC).

Por otra parte, en la última semana el INDEC publicó los Indicadores de Coyuntura de la actividad de la construcción. en el que da otra cifra respecto de IERIC en cuanto trabajadores  registrados: 417.680. Sin embargo coincide con un dato relevante: caída consecutiva en el empleo registrado en casi todos los meses durante el último año, concretamente, entre octubre de 2018 a septiembre de 2019 (últimos datos), cuando el empleo en blanco se redujo de 441.324 a 417.680.

Sólo el 7,5% cree que aumentará la actividad

El informe del INDEC también revela las expectativas del sector para los meses que vienen, con el nuevo gobierno. 

El 55,0% de las empresas que realizan obras privadas prevé que el nivel de actividad del sector disminuirá durante los próximos tres meses, mientras que 37,5% estimó que no cambiará y 7,5%, que aumentará. Los que estimaron una baja del nivel de actividad durante los próximos tres meses la atribuyeron fundamentalmente a la caída de la actividad económica (33,3%), a la inestabilidad de los precios (17,7%), a los altos costos de la construcción (13,0%), a la falta de créditos (12,9%) y a los atrasos en la cadena de pagos (12,6%) entre otras causas.

Entre las empresas dedicadas fundamentalmente a la obra pública, 70,3% opinó que el nivel de la actividad disminuirá durante el período noviembre 2019-enero 2020, mientras que 28,4% cree que no cambiará y 1,3%, que aumentará. Quienes estimaron una baja la atribuyen a la caída de la actividad económica (31,4%), a los atrasos en la cadena de pagos (21,4%) y a la inestabilidad de los precios (20,1%) entre otras razones.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?