Lepra: “Todavía no nos alcanza para clasificar”

Luego de la durísima derrota como local ante Ferro, los jugadores de Independiente Rivadavia admitieron que la situación es complicada y que les cuesta mucho poder ganar.

sección deportes

Independiente Rivadavia Ferro

Télam

La bronca y la frustración se hizo sentir en el vestuario de Independiente Rivadavia. Los jugadores se mostraron golpeados y dolidos por un nuevo traspié en el torneo que achica las chances de clasificar al reducido. No obstante aún quedan 12 puntos por jugar y solamente 2 unidades separan al Azul de la zona de clasificación.

A la salida de los camarines y mientras ocurrían algunas escaramuzas entre hinchas y policías, un par de jugadores contaron las sensaciones post caída ante el Verdolaga. “Era un partido clave para volver a sumar y no pudimos. Nos está costando un montón, es la realidad”, manifestó un dolido Cristian Aracena.

“Estamos muy en calientes. La sensación es que no nos alcanza, así que tenemos que seguir trabajando”.

Sobre las posibilidades que tiene la Lepra para entrar en el reducido, el capitán aseguró: “Siempre están las posibilidades, lo que pasa es que hay que trabajar y tenemos que poner todo y jugar de buena manera en los partidos que faltan”.

Para culminar, el referente de la Lepra se refirió a la calentura de los hinchas: “Los entendemos porque tenemos el mismo enojo. Estamos con mucha bronca pero esto hay que revertirlo”.

El Gargantini aún no festeja en el 2019:

La Lepra posee una racha muy negativa en este año ya que todavía no ha ganado en condición de local. El último triunfo del Azul ante su gente fue el 1 de diciembre de 2018 cuando venció a Instituto por 2 a 0, a partir de ahí acumuló 2 derrotas (Mitre y Ferro) y 2 empates (Morón y Sarmiento). El panorama es totalmente contrario al primer semestre de la temporada, donde estuvo invicto con 5 triunfos y 1 igualdad.

Pero la mala racha va más allá de la falta de triunfos en casa, ya que después de la victoria ante la Gloria, la Lepra solamente pudo ganar 1 partido (Chacarita) de 8. Los demás fueron 4 caídas y 3 empates.

Un arbitraje insólito en el Gargantini:

El árbitro Gastón Suárez vivió una tarde para el olvido en el parque. El colegiado estuvo polémico en varios fallos y terminó perjudicando a ambos equipos. Incluso cometió errores importantes y hasta insólitos, como no cobrar un par de penales para los dos clubes. La gente no dudó en criticar e insultar al juez ante cada fallo y en un momento Suárez ya no aguantó más la presión.

En el complemento el árbitro paró el partido para tomar agua, una acción bastante irregular en un partido. Y a los 32 minutos Suárez recibió el tiro de gracia al acusar una lesión por lo que debió dejar el campo de juego. El colegiado se retiró bajo una catarata de insultos y el cuarto árbitro Maximiliano Ramírez, de buen trabajo, terminó tomando el lugar de Suárez.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?