AFA, promedios, ineptitud y devolución de favores

El fútbol argentino no tiene bases y este será, si es que se realiza, otro manotazo de ahogado desde AFA y Superliga para beneficiar a algunos clubes, devolver favores, tapar agujeros y seguir tomando decisiones sin previsión de futuro.

Avatar del Ariel Fernandez

Ariel Fernandez

Boca y River le piden ayuda al "Chiqui" Tapia para jugar el domingo

El fútbol argentino está por terminar con un sistema que se implementó hace 37 años y que fue inédito en el mundo: los promedios del descenso. La suma de tres temporadas para determinar qué equipos debían abandonar la categoría por bajos rendimientos prolongados en el tiempo. 

Ni siquiera pondremos en discusión si esa forma de disputa es acertada o justa o todo lo contrario. Pondremos en tela de juicio las formas en las cuales el fútbol argentino se maneja, atiborrado de arrebatos, toma de decisiones sustanciales apresuradas y cargadas de prejuicios.

En 1981 San Lorenzo de Almagro perdía la categoría y la Asociación del Fútbol Argentino, con Julio Humberto Grondona a la cabeza, inventaba los promedios del descenso para que "ningún equipo de los denominados grandes volviera a pasar por una situación similar". Estaba claro que difícilmente los más poderosos pudieran prolongar en varios torneos su malas campañas. Los primeros descensos con la nueva modalidad se darían en 1983 y, paradójicamente, llevaría al Racing Club a disputar durante dos temporadas el antiguo Nacional B. En aquel año el beneficiado por el promedio terminaría siendo River Plate, que había concluido en el fondo de la tabla pero la cuenta lo salvaba.

Hoy hay consenso para que los promedios del descenso dejen de tener efecto desde la próxima temporada. Primero se deberá convocar a una reunión de comité ejecutivo de Superliga, algo que ocurriría recién en algunas semanas, cuando quede definido el último ascenso de la B Nacional. Allí serán invitados los 24 equipos participantes y se podrá sesionar con la mitad más uno de los implicados. Es decir, de mínima 13 clubes. Una vez que haya quórum se procederá a la votación y allí se necesitará mayoría absoluta para terminar con los promedios. Si participan 13, se precisarán al menos siete 7 votos.

La cuestión es que se estaría faltando al reglamento y la forma no sería la adecuada. La modalidad correcta de proceder, siempre hablando desde una posición de sentido común, sería, obviamente con la decisión de la mayoría, quitar este sistema luego de los descensos por promedio de 2021. Hay equipos que vienen haciendo grandes torneos y sumando puntos en su afán de engrosar el promedio y esta decisión llevaría a tirar todo ese trabajo por la borda. 

No es la forma cabal de sancionar ni de proceder en un sistema justo y honesto. Pero en el fútbol argentino se vienen cambiando los torneos y las formas de disputa desde hace 10 años. Todos los certámenes son distintos al anterior. Reglamentos nuevos todos los años, clasificaciones a las copas internacionales de diferentes modos, campeonatos inventados, etc, etc. Una locura desde donde se lo mire.

El fútbol argentino no tiene bases y este será, si es que se realiza, otro manotazo de ahogado desde AFA y Superliga para beneficiar a algunos clubes, devolver favores, tapar agujeros y seguir tomando decisiones sin previsión de futuro.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?