Godoy Cruz, los promedios y una historia de condena y salvación

La dirigencia del fútbol argentino puso en debate, por primera vez en muchísimo tiempo, terminar con los promedios del descenso tras más de tres décadas. Si se concreta, llegará a su fin un sistema que el Tomba padeció y aprovechó durante sus más de 10 años en la máxima categoría.

Avatar del Lucas Burgoa

Lucas Burgoa

Gracias a los promedios, en 2012 el Tomba zafó de jugar la promoción.

Archivo/MDZ

Aunque aún resta la celebración de la asamblea para votar la modificación del reglamento, la dirigencia del fútbol argentino puso en debate esta semana terminar con el sistema de promedios para definir los descensos de Primera División a la B Nacional, lo que pondría fin así a más de 35 años de un formato que siempre generó polémicas.

Como es habitual en el fútbol argentino, el panorama no está claro ya que el jueves parecía haber consenso pero en las últimas horas aparecieron las posiciones contrarias. Pase lo que pase, el tema ya está instalado en la agenda de la dirigencia de los clubes de Primera División.

Este año, los promedios estuvieron en el ojo de la tormenta debido a que condenaron al descenso a Tigre, que realizó una gran campaña en la Superliga, terminando en puestos de copas, y en la Copa de la Superliga, donde salvo una catástrofe futbolística jugará la final.

Pero temporada tras temporada, salvo contadas excepciones, hubo casos en los que equipos de pésimas campañas mantuvieron la categoría gracias a este sistema y, como contrapartida, equipos que descendieron a pesar de no haber terminado en los últimos puestos de la tabla.

Y Godoy Cruz Antonio Tomba, en sus más de diez años en la máxima categoría del fútbol argentino, no estuvo ajeno a las definiciones que determinó el sistema de  promedios, padeciéndolo y aprovechándolo.

En su debut en los campeonatos de Primera División, el entonces equipo de Juan Manuel Llop terminó siendo víctima de los promedios, que lo condenaron a jugar la Promoción frente a Huracán, quien ganó y mandó al Bodeguero al descenso.

En el Apertura 2006 Godoy Cruz sumó 17 puntos y cosechó otros 25 en el Clausura 2007, terminando con 42 puntos en la tabla general de aquella temporada, donde se ubicó 15º por encima de cinco equipos: Belgrano (41 puntos), Gimnasia y Esgrima (40), Banfield (39), Newell's (38) y Quilmes (21).

Los promedios condenaron al Tomba de Llop a jugar la promoción en 2007.

Sin promedios, el Expreso mendocino hubiese asegurado su permanencia por un año más. También se hubiesen salvado Nueva Chicago (con 43 puntos jugó Promoción y descendió) y Belgrano, quien descendió de manera directa. El otro que perdió la categoría fue Quilmes, que con cualquiera de los dos sistemas hubiese sido condenado al descenso con su pobre campaña. Los salvados ese año gracias a los promedios fueron el Lobo platense, el Taladro y la Lepra rosarina.

Tras un año en la B Nacional, Godoy Cruz regresó a Primera y en su primer año terminó 12º en la tabla general con 49 puntos, ocupando la misma posición en los promedios. En la temporada siguiente, la 2009/10, cosechó 53 puntos y finalizó 9º en la general, ascendiendo una posición en la tabla del descenso. La temporada 2010/11 volvió a ser muy fructífera para el club mendocino, que con 63 puntos terminó tercero en las posiciones generales y ascendió hasta la misma posición en los promedios.

Y esas muy buenas campañas le permitieron al Tomba respirar en la temporada 2011/12 y agradecer la existencia de los promedios. En el Apertura 2011 Godoy Cruz logró 24 puntos, pero descuidó el Clausura 2012 al disputar su segunda Copa Libertadores y consiguió apenas 14 unidades. Con 38 puntos en total, terminó 18º en la tabla de posiciones.

con Pumpido, Godoy Cruz hizo un pésimo clausura 2012 y se salvó de jugar la promoción gracias a los promedios.

Sin promedios, ese año debería haber jugado la Promoción, pero esta vez aprovechó el sistema de descensos y se cobró la vieja deuda de 2007. Esa temporada descendieron de manera directa Olimpo y Banfield, quienes también hubiesen sido condenados sin promedios. La Promoción la jugaron San Martín de San Juan, quien terminó 14º en la general, y San Lorenzo, quien también la hubiese jugado sin el sistema en cuestión.

A partir de allí, Godoy Cruz Antonio Tomba continuó afianzándose en la categoría y no volvió a sufrir en ningún otro campeonato, ni por los puntos logrados ni por el promedio cosechado. Luego de la 2011/12, su peor temporada en la divisional fue la 2015, cuando terminó 22º y ocupó el 17º puesto en la tabla de promedios, pero terminó holgado porque fue el primer año en el que el campeonato tuvo 30 equipos.

En el futuro inmediato, una hipotética modificación en el formato de los descensos no perjudicaría al Expreso, quien arrancaría la próxima temporada en la quinta posición. Sin embargo, a lo largo de los 11 años que lleva en Primera División supo vivir en carne propia el castigo y la bendición de un sistema que podría llegar a su fin.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?