La historia del goleador de Boca

La historia de Miguel Merentiel: de tener un perro llamado Juan Román a convertirse en la Bestia ante River

El delantero fue la figura en la victoria frente a River. Sus inicios en Peñarol, la última asistencia al Morro García, el origen de su apodo y el récord del Manteca Martínez que persigue.

Lucio Cappellini
Lucio Cappellini lunes, 22 de abril de 2024 · 17:49 hs
La historia de Miguel Merentiel: de tener un perro llamado Juan Román a convertirse en la Bestia ante River
Miguel Merentiel, la "bestia" que lideró la victoria de Boca frente a River Foto: Cadena Xeneize

El gran héroe de la inolvidable jornada que vivió Boca Juniors el domingo, al vencer a River Plate por 3-2 en los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional, fue el uruguayo Miguel Merentiel. El delantero de 28 años anotó dos goles y se erigió como la figura de un equipo xeneize que ahora buscará el pase a la final frente a Estudiantes de la Plata, el mismo que lo venció diez días atrás. La Bestia transita, posiblemente, el mejor momento de una carrera que tiene varias curiosidades: el día en el que surgió su apodo, el pase para el último gol en la vida de Santiago “Morro” García, el nombre de su perro en homenaje a Juan Román Riquelme y el récord del Manteca Martínez que persigue el oriundo de Paysandú.

En su adolescencia, Merentiel jugó al fútbol con las camisetas de Atlético Bella Vista e Independencia, ambos de Paysandú, la localidad uruguaya donde nació el 14 de febrero de 1996. A los 18 años recaló en Montevideo, para ser parte de la Cuarta División de Peñarol. Allí convirtió un doblete en un clásico frente a Nacional, lo que le valió su primera convocatoria para entrenar con el primer equipo. Pero no tuvo en Peñarol el lugar que hubiera deseado y a los casi 21 años, sin haber debutado en la Primera División del fútbol uruguayo, fue cedido a El Tanque Sisley, del mismo torneo. Con 7 goles en 20 partidos en su nuevo equipo, un joven Miguel comenzaba a demostrar toda su capacidad. Tanto es así que llegó el llamado de Europa.

Merentiel no tuvo un exitoso paso por Palmeiras, en 2022. (Foto: @Palmeiras)

Después de solo un semestre en El Tanque Sisley, el delantero continuó su carrera a préstamo en el Lorca F.C. de la Segunda División de España. Tras un chato rendimiento allí (solo un gol), pasó, también cedido, al Valencia Mestalla, el segundo equipo del conjunto español, y elevó su promedio: 8 tantos en 29 partidos. “La bomba” comenzaron a apodarlo los aficionados valencianos; pero no pudieron disfrutarlo mucho, porque Godoy Cruz de Mendoza finalmente ejecutó la compra del uruguayo: fue el 50% de su pase por 200.000 dólares. Así, Merentiel comenzó su recorrido por la Argentina, donde tendría sus mejores desempeños. Aunque en el Tomba tendría un andar irregular, con 5 goles en 29 partidos, sería protagonista de un recuerdo muy particular.

Desde su arribo a Mendoza a comienzos de 2019, Merentiel compartió en 14 oportunidades delantera con Santiago García, el jugador (también uruguayo) que es toda una leyenda del Tomba y que se suicidó el 4 de febrero de 2021. El Morro, que con 51 tantos es el máximo goleador del club en la Primera División, anotó su último gol con la camiseta azul y blanca el 10 de febrero de 2020, antes de la pandemia de Covid-19, en una victoria frente a Huracán por 2-1. Aquella tarde en el Malvinas Argentinas, recibió un pase de su compatriota Merentiel y anotó el primero de los dos tantos de su equipo. Fue su último contacto con la red en su carrera, antes de su trágica muerte. Tiempo después, quien fue su asistidor diría: “La verdad que siempre me acuerdo de ese partido porque fue el último en el que el Morro hizo un gol. Es chocante porque no te lo esperás y cuando pasan las cosas te ponés a pensar en todos esos momentos que compartiste dentro y fuera de la cancha”.

En septiembre de 2020, Defensa y Justicia puso los ojos en Miguel Merentiel. No tuvo la regularidad esperada desde el comienzo, pero con los meses el Halcón de Varela se transformó en el lugar de explosión para el delantero, que convirtió 27 tantos en 80 partidos y ganó la Copa Sudamericana y la Recopa Sudamericana, frente a Palmeiras. En Defensa, siendo dirigido por Sebastián Beccacece, el uruguayo se ganó (o impuso) el apodo por el que todavía se lo llama. Luego de su gol en la victoria por 3-2 frente a River, por la 14º fecha de la Liga Profesional, tras un un zurdazo frente al que nada pudo hacer Franco Armani, Merentiel se acercó a una de las cámaras del campo de juego y gritó: “¡Soy una bestia!”.

Fue esa Bestia la que el Palmeiras incorporó a mediados de 2022. El equipo que lo había sufrido en carne propia en la derrota por 3-0 en la Recopa Sudamericana pagó 1.500.000 dólares por el 80% de su pase y se hizo del delantero. Pero no le dio muchas oportunidades y, tras solo 2 goles en 11 partidos, Merentiel buscó un nuevo destino. Fue entonces cuando en la ecuación apareció Boca. Según el propio jugador, “no lo dudó” y le dijo a su representante que intentaran avanzar con esa posibilidad. El Xeneize desembolsó 3 millones de dólares y lo fichó: la Bestia, luego de ser presentado, hizo una curiosa revelación: “Tengo un perro que se llama Juan Román, por el aprecio que yo le tengo a Riquelme desde chico”.

La dupla uruguaya que ilusiona a Boca: entre los dos llevan 16 goles este año. (Foto: @miguel_merentiel)

En el equipo de La Ribera, Miguel Merentiel rápidamente se volvió vital. Fue el goleador del ciclo de Jorge Almirón al frente de Boca y uno de los mejores jugadores del 2023 (convirtió 18 veces), año en el que el Xeneize llegó a la final de la Copa Libertadores. Le dio argumentos a su apodo y, aunque el 2024 no lo había comenzado totalmente afilado, se reencontró con el gol en las últimas semanas. Ayer, en el clásico frente a River, se despachó con un importantísimo doblete y llegó a 25 goles en 67 partidos con la camiseta de Boca. Esa cifra lo ubica como el tercer uruguayo con más goles en la historia de la institución. Todavía le falta para alcanzar los 43 de Severino Varela y aún más para destronar Sergio “Manteca” Martínez, que hizo 87 en 164 encuentros. Pero Miguel Merentiel tiene todavía un largo camino por delante y parece dispuesto a ir por la marca del ídolo boquense en los 90. Por lo pronto, los hinchas de Boca parecen tan entusiasmados como él de que lo logre, porque ayer, al ser sustituido, le cantaron el que parecía ser un canto reservado solamente para Edinson Cavani. “¡Uruguayo, uruguayo!”, gritó el Kempes, mientras la Bestia, figura, se retiraba aplaudiendo.

Archivado en