Historias

Los 4 mano a mano más insólitos de la historia del Superclásico: del partido de 150 minutos a un triunfo ¡por córners!

Boca y River se enfrentan en un cruce de eliminación directa por 21º ocasión. El recuerdo de los cruces más curiosos: el más largo de todos, el desempate de 1937 y el decidido por tiros de esquina.

MDZ Deportes
MDZ Deportes domingo, 21 de abril de 2024 · 06:56 hs
Los 4 mano a mano más insólitos de la historia del Superclásico: del partido de 150 minutos a un triunfo ¡por córners!
Sin público, la Bombonera albergó un atípico clásico en 2021 Foto: archivo

El triunfo de Boca frente a Godoy Cruz con gol de Edinson Cavani el pasado martes no solo confirmó la clasificación del Xeneize a la próxima instancia de la Copa de la Liga, sino que dio pie a un nuevo superclásico del fútbol argentino. Boca y River se verán las caras hoy desde las 15:30 horas, en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba. Yael Falcón Pérez será el árbitro que impartirá justicia en el 21º cruce de eliminación directa entre los dos clubes más populares de Argentina. Hasta acá el Millonario ganó 13 y el Xeneize se impuso en 7. Entre los más recordados están "el de Madrid", el del "muletazo de Palermo", el de "la noche del gas pimienta" o el de "la gallinita de Tevez". ¿Y entre los más insólitos? A continuación, un repaso por los mano a mano más particulares de la historia.

1915: jugaron 150 minutos ¡y se suspendió por falta de luz!

El sorteo de la Copa Competencia 1915 arrojó que Boca y River, protagonistas de una rivalidad naciente, debían enfrentarse en el que era recién el tercer encuentro entre ambos. El partido se jugó el 2 de mayo en la antigua cancha de Boca, en Wilde, y fue empate 1-1 tras los goles de Enrique Colla, del Xeneize, y Cándido García, para el Millonario. Lo particular es que luego de los 90 minutos regulares se jugó un tiempo suplementario de 30', pero la igualdad persistió y el árbitro decidió jugar 30' más, por lo que el partido duró ¡150 minutos! Claro, en aquel entonces el reglamento permitía un máximo de 180 minutos, por ende, el clásico debería haber continuado con un tercer suplementario... pero ya se empezaba a hacer de noche y faltaba luz. Así, tras 150 minutos, ningún ganador y el acecho de la oscuridad, el River-Boca se suspendió y se jugó un desempate en el estadio de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA) una semana después. Fue victoria de River por 4-2, en el primero de sus 13 triunfos en los “mata-mata”.

Carlos Peucelle y la camiseta de River en la década del 30. (Foto: El Gráfico)

Un extraño desempate de 1937, pero en 1939

En una etapa en la que el fútbol argentino ya era profesional, Boca y River fueron los primeros en la tabla de posiciones de la primera rueda del Campeonato de 1937. Pero en esa época la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) determinó que ambos equipos jugaran entre sí un partido de desempate con un premio económico como motivación. El resultado no afectaría a las posiciones ni sería parte del Campeonato de 1937, ya que el campeón iba a ser el que terminara primero tras las dos ruedas, pero sería considerado oficial y repartiría 20.182 pesos de esa época. ¿Lo más curioso? Recién se jugó el sábado 11 de febrero de 1939, dos años después de aquella primera rueda. El partido se disputó en la cancha de San Lorenzo y fue cambiante y atractivo. Tras comenzar perdiendo 2-0, Boca se puso 3-2 con un triplete de José Liztherman. Pero River volvió a darlo vuelta y el partido finalizó 5-3 a favor del Millonario, cuyos jugadores recibieron incluso medallas.

En la primera rueda de 1937 Boca había igualado en lo más alto de las posiciones con River, pero dos años más tarde perdió un extraño desempate con River. (Foto: Historia de Boca)

El día que River pasó ¿por penales? No, ¡por córners!

Un curioso campeonato se llevó adelante en la década del 40 en el fútbol argentino. Fue la Copa Adrián Escobar (el nombre del por entonces presidente de la AFA), que reunía a los siete mejores equipos del torneo de Primera División. El campeón “esperaba” en semifinales, mientras los otros seis se cruzaban en tres duelos de cuartos de final. Pero lo particular era que los partidos eran de dos tiempos de 20 minutos y un tiempo suplementario de otros 20’ en caso de empate. De persistir la igualdad, no habría penales (recién en la década del 70 se implementaría este método) ni se lanzaría una moneda (como sucedería durante un largo período): pasaría el equipo con más córners a favor. En la edición de la Copa Adrián Escobar de 1942, Boca venció 3-0 a Banfield en los cuartos de final antes de cruzarse con River, que era el flamante campeón del torneo local y comenzaba a merecer su apodo de La Máquina, encabezado por Ángel Labruna. En dicha semifinal, los Xeneizes y los de Nuñez no se sacaron diferencias siquiera en el alargue y lo que inclinó la balanza fue el mencionado criterio. River, que había tenido tres córners a favor, pasó a la final por sobre Boca, que había ejectuado dos. En la final, disputada el mismo día, pero un rato más tarde, el Millonario perdería por 1-0 a Huracán, que en las semifinales había derrotado a su clásico, San Lorenzo de Almagro.

Boca ante un River diezmado por el covid

El de mayo de 2021 era un contexto adverso no solo en el fútbol, sino en toda la Argentina. El país vivía un rebrote de covid-19, mientras el torneo doméstico se jugaba sin público y plagado de protocolos. Fue entonces cuando, a menos de 24 horas de un nuevo superclásico entre Boca y River, el equipo de Marcelo Gallardo se enteró que quince de sus jugadores estaban infectados y no podrían ser parte del encuentro por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional. El Muñeco debió armar su 11 con lo que disponía y así fue como en el arco estuvo Alan Leonardo Díaz, el cuarto arquero del plantel. También jugaron David Martínez y Agustín Fontana, a raíz de las ausencias de, entre muchos otros, Agustín Palavecino, Rafael Santos Borré, Matías Suárez, Paulo Díaz, Robert Rojas, Franco Armani, Nicolás de la Cruz o Federico Girotti. El encuentro finalizó 1-1 con goles de Carlos Tévez y Julián Álvarez y el Xeneize pasó por penales. El joven arquero Díaz detuvo el disparo de Edwin Cardona, pero Agustín Rossi también tapó las ejecuciones desde el punto penal de Leonardo Ponzio y Fabrizio Angileri y la tanda acabó 4-2 para los de La Ribera.

Mirá el video

El de esta tarde no tiene motivos para entrar en la historia como otro superclásico insólito. Se definirá por penales y no por córners, cuenta con la presencia de la mayoría de los titulares (a excepción de casos puntuales como el de Cristian Medina, expulsado) y en principio no durará dos horas y media. Pero sí tiene el peso de ser uno más de los 21 “mata-mata” que Boca y River han protagonizado en su historia. El registro favorece al Millonario, pero el equipo de Diego Martínez, en alza, hará todo para acortar la diferencia.

Archivado en