Entrevista con MDZ

Franco Romero: "Desde que llegué a la Lepra sabía que teníamos un equipo que se asemejaba a uno de Primera División"

Franco Romero, una de las figuras del Independiente Rivadavia campeón, habló del ascenso, de la intimidad del plantel, de los motivos del éxito y de su futuro, en un mano a mano con Una de Más.

Juan Andrés Tuzzi
Juan Andrés Tuzzi viernes, 10 de noviembre de 2023 · 13:19 hs
Franco Romero: "Desde que llegué a la Lepra sabía que teníamos un equipo que se asemejaba a uno de Primera División"
El crack de la Lepra habló mano a mano con MDZ Foto: Maximiliano Ríos/MDZ

Franco Romero llegó a la Lepra sin hacer mucho ruido. Con apenas 22 años se sumó al plantel de la mano de Ever Demaldé, DT del equipo en ese momento, con la idea de sumar minutos y pensar, por qué no, en una revancha futura en el club de toda su vida -y dueño de su pase-, Estudiantes de la Plata. El paso por Agropecuario de Carlos Casares en 2022 no fue bueno ya que sumó apenas un puñado de minutos. Había que revertir esa historia. Y en Independiente Rivadavia buscaba hacerlo.

Así fue como desde el minuto cero de la pretemporada se mentalizó y trabajó para ir cumpliendo los objetivos: asentarse en el equipo titular, tener un buen rendimiento personal y acompañar todo eso con el objetivo grupal, el ascenso. Meses después, puede dormir tranquilo porque no le quedó nada pendiente. Se transformó de poco no sólo en una fija en el once azul, sino también en una de las figuras y, además, fue campeón.

Tras el logro, y aún con el éxito muy fresco, el 5 leproso se enfrentó a un mano a mano con el equipo de Una de Más, en MDZ Radio, y habló absolutamente de todo.             

- ¿Cómo estás, Franco? ¿Ya caíste, sos consciente del logro del equipo?
- Sí, con el tiempo, no del todo todavía. Por ahí mirando videos y esas cosas, te hacen ver un poquito más la realidad y lo que lograste. Pero del todo, yo creo que todavía no, no cayó ninguno, porque fue un logro muy grande.

- ¿Imaginabas terminar el año así cuando llegaste?
- Te soy sincero, la verdad que que sí, porque de desde que llegamos nos pusimos ese objetivo de llegar a la final y ascender y fuimos trabajando todo el año. Así que la verdad que sí, que me veía terminando el año así, con los chicos, la gente. La verdad que es algo muy lindo.

- Antes de llegar, ¿sabías cómo era Independiente Rivadavia, conocías el club?
- Lo tenía más o menos, de mirar partido y esas cosas, pero institucionalmente nada y cuando llegué me sorprendió para bien. La verdad que donde hicimos la pretemporada, el vestuario, la cancha, unas instalaciones muy buena. Y al equipo, vos lo vas viendo a medida que pasan los entrenamientos Los primeros entrenamientos nos veía muy bien, veía que teníamos un buen equipo muy asemejado a Primera División. El año pasado yo había estado en Agropecuario, y me parecía que este plantel se asemejaba más a Primera División que el plantel que había compartido el año pasado, que se asemejaba más a la B Nacional. En ese momento ya la cabeza te cambia, los objetivos también y vas pensando ya más positivo para lo que va a ser el torneo.

Franco Romero pasó por MDZ.

- Desde lo futbolístico, ¿qué explicación le encontrás al título, al ascenso?
- Yo creo que fuimos el mejor equipo de de la B Nacional. El que más puntos sacó, el del goleador, el que salió primero en las dos ruedas, no sé, hay un par de datos estadísticos que lo demuestran. Pero ya con salir primero en las dos ruedas te alcanza para ser merecedor de salir campeón y estar en Primera División.

- ¿Cómo viviste la final?
- Nos costó un poco entrar en partido, en ritmo, en el clima en sí, en la final. Ellos por ahí entraban un poco más despiertos, a nosotros nos costó acomodarnos en las marcas, el sistema, a conocer un poco el partido y una vez que entramos ya en el segundo tiempo más adaptados, nos fue mucho mejor.

- ¿Se les hizo larga la temporada?
- Sí, la verdad, como dicen ustedes, fue una temporada muy larga, pero se disfrutó bastante, el grupo te lo hace sentir así. Te levantás con ganas de ir a entrenar, con ganas de concentrar, con ganas de compartir momentos porque la pasás bien de verdad, no es joda y eso hace que sea un poco más ameno y más llevadero. Por ahí los ratos que son un poco fastidiosos o cuestan un poco las cosas, el grupo lo sabe llevar bien y te hace sentir un poco mejor.

- ¿Esperabas también este año que tuviste en lo individual?
- La verdad que sí, a medida que iba pasando el torneo. Igualmente yo me sentía preparado este año, me sentía muy bien y creía que podía ser un buen año y por suerte pasó y acá estamos todos festejando, gracias a Dios.

- En las inferiores en Estudiantes eras más enganche, un volante más ofensivo y ahora te tocó jugar de 5…
- Costó un poco al principio, lo posicional, la marca. Pero después, con el correr de los partidos, el juego que teníamos me ayudó a suplir algunas cosas que por ahí me faltaban, como estar bien parado o dar buenos pases, buenos controles, y con eso suplir un poco algunas cosas que tienen los cinco.

- Además te acompañaron a lo largo del torneo dos tipos de experiencia como Ham y Tonetto. Se hace más fácil…
- Sí, no sólo ellos, sino Maxi González también. Y Papel (Braian Sánchez) también que jugó mucho tiempo ahí por ahí de enganche, a veces interno por izquierda. La verdad que todos nos entendemos muy bien y yo en lo personal me siento cómodo con cualquiera de ellos.

- ¿Quién tomó la decisión de que vos jugaras de volante central?
- Fue Ever Demaldé. Me puso ahí de de volante en la pretemporada cuando viajamos a Buenos Aires. Ahí arranqué ya de volante. La vio bien, Ever, hay que darle la derecha. Yo siempre voy a ser muy agradecido con él y con su cuerpo técnico por confiar en mí.

- Me imagino que al principio te hizo ruido esa decisión, pero después hay que darle la derecha a Ever porque la vio…
- A mí me gusta tener la pelota, sentirme parte, estar en contacto con la pelota, ser opción de pase y bueno creo que eso me ayudó y como ya no se usa mucho el enganche por ahí es tirarte un poco más atrás y prácticamente es la misma función, nada más que tenés que estar bien parado en lo defensivo.

- Te aleja un poco del área…
- Sí, sí los primeros partidos me fastidiaba. Dan ganas de ir para adelante, porque veía que había mucho espacio. Pero bueno, con el tiempo lo entendí y después van apareciendo los los espacios solos y alguna que otra te queda por ahí.

La Lepra fue campeón en Córdoba y ascendió a la Primera División del fútbol argentino.

- ¿Sentían más presión por haber sido mucho mejor equipo durante la primera parte?
- No, yo creo que esa presión que decís vos, nos la sacamos cuando pasamos la final. Después del partido con Maipú ya nos sacamos esa presión de pelear todo el torneo y quedarte sin nada, ya la pasamos ahí. Ya la final fue otra cosa y ya sabíamos que estábamos bien y estábamos preparados.

- ¿Cómo vivieron ustedes la semana previa con el rumor que estuvo cerca de darse de un posible ascenso de los dos equipos?
- Sí, salió por todos lados, fue un quilombo bárbaro, estábamos ahí, que sí, que no, pero bueno, igual la final había que jugarla y obviamente la íbamos a querer ganar. Nosotros nos pusimos el objetivo de ser campeones y pase lo que pase íbamos a plantear igual el partido e íbamos a querer ganar igual.

- Pero me imagino que tiene más valor que no haya pasado eso en la previa...
- Sí, sí. Ahora estamos relajados porque ganamos, si no hubiesemos ganado hubiesemos querido ascender de la manera que se decía en la previa.

- ¿La familia, siempre acompañando?
- Siempre mi viejo está ahí, pendiente, fue a la final, también mi vieja, mis amigos obviamente. Toda la familia siempre muy pendiente. Son todos de La Plata y de Berisso.

- Estuviste de chico, toda tu vida fue en Estudiantes, cuando llega el momento de salir a préstamo y no tener tu chance en la primera del club, ¿qué se te pasó por la cabeza?
- Sí, uno quiere salir para para agarrar ritmo y volver obviamente a ver si hay una oportunidad o lo que fuera. Un poco cuesta por lo que es el club que todos te tratan bien que es una familia. Un poco cuesta, pero pasado el tiempo te acostumbras, pero querés en algún momento poder volver.

- ¿Vas a seguir en Independiente o aún no definís tu futuro?
- La verdad que todavía ni idea que va a pasar. Este año disfruté mucho, me encariñé mucho con el club, siento un cariño muy grande por Independiente. Estoy disfrutando de que salimos campeón que nunca me había pasado ni en inferiores. Estoy disfrutando de eso con los chicos también, que capaz es el último rato que los veo y podemos compartir juntos, así que nada, feliz y disfrutando un poco lo que años atrás no me pasaba. Ahora estoy tranquilo y disfrutando las cosas que tenés acá a mano como es el grupo, la gente, es hermoso y no tienen precio.

La entrevista completa en Una de Más

 

Archivado en